SEX 3.0

“Si dejo de escandalizar, dejo de existir” Gustave Coubert

Vello-(foto-Roy-Galán)

La policía de la moral anda suelta vigilando los desmadres femeninos en la red. Una pesadilla les invade en sueños, amenazándoles con tijeras castradoras.

La semana pasada una amiga hizo una performance en el Equipo Para titulada Cámara Oscura. En ella descubría su sexo y ofrecía una cámara para que le sacaran fotos que serían proyectadas después sobre su propio cuerpo. El objetivo de la acción consistía en tratar de introducirnos en la más impenetrable de las cámaras oscuras: la psique. ¿En dónde centramos la mirada cuando hay un sexo femenino al descubierto?

Vello-(foto-Roy-Galán2)

Foto: Roy Galán



La policía de la moral anda suelta vigilando los desmadres femeninos en la red. Una pesadilla les invade en sueños, amenazándoles con tijeras castradoras.

La semana pasada una amiga hizo una performance en el Equipo Para titulada Cámara Oscura. En ella descubría su sexo y ofrecía una cámara para que le sacaran fotos que serían proyectadas después sobre su propio cuerpo. El objetivo de la acción consistía en tratar de introducirnos en la más impenetrable de las cámaras oscuras: la psique. ¿En dónde centramos la mirada cuando hay un sexo femenino al descubierto?

Días después subió una de las fotos a su perfil de instagram; perfil que además es privado de manera que sus seguidores solicitan seguirla y ella acepta, o no, quién le sigue. La foto estaba teniendo buena acogida hasta que la censuraron. Ante la denuncia anónima de alguno de sus seguidores, instagram decidió eliminar la foto y advertirle de que si volvía a subir una imagen en la que apareciera un desnudo eliminarían su cuenta definitivamente.

¿Qué pasa en nuestra sociedad?, ¿Qué tenemos dentro de nuestras cabezas?. Estamos saturados de ver cuerpos desnudos, cosificados, violentados. Estamos bombardeados de imágenes sexistas y pornográficas que están al servicio de la dominación y el control de nuestra sexualidad. Sin embargo, el desnudo con fines artísticos o de expresión subversiva debe ser censurado y eliminado de manera que no quede rastro de la libertad corporal.

A estas alturas me pregunto qué se le pasa por la cabeza al denunciante que, en lugar de decidir dejar de seguirla en la red social, se siente tan masacrado contemplando su sexo desnudo que quiere que ella sea eliminada de ésa red. Sólo puedo advertir represión en la psique de esa persona, represión de un deseo que ha sido inhibido porque las fantasías que desencadena esta imagen en su cabeza -y no la imagen en sí- son tan perturbadoras que no es capaz de sublimarlas. Esa represión que no puede ser liberada acaba manifestándose de forma violenta. ¡A la hoguera ese coño peludo y esa bruja del demonio que lo enseña!

Lo cierto es que la vulva es una representación del nacimiento, de nuestro origen. Es el lugar al cual todos los seres humanos nos sentimos remitidos, en una mezcla de fascinación y terror, en su connotación de entrada a un espacio oculto porque puede resguardar la vida y los más grandes placeres y las fuerzas para extraviar a los más ecuánimes.

Es de una hipocresía aberrante ocultarnos bajo la mascarada del anonimato para denunciar un desnudo artístico que, puede que sea escandaloso para algunos, pero que abre un debate necesario en un momento crucial como es el actual en el que decimos: sí al terrorismo pornográfico de los cuerpos y no al desnudo como modo de expresión. Es más que preocupante la forma en la que hemos interiorizado los mecanismos de dominación establecidos y actuamos, en nosotros mismos y entre nosotros, como policías de la moral denunciando lo que no comprendemos, porque no lo comprendemos, en lugar de hacer un esfuerzo por pensar más allá de lo que nos imponen, en lugar de hacer un esfuerzo por repensarnos.

La desnudez femenina satura los medios de comunicación tanto para anunciar un perfume como un coche, sin embargo, fuera del contexto del consumismo y la publicidad, sigue siendo tan perturbadora como lo era hace siglos, tal vez porque nada es tan misterioso como el placer de la mujer, su sexo -que porta los misterios de la sangre- y los hilos que detonan cada uno de sus orgasmos.

Basta ya de censura sobre el cuerpo femenino y que viva la revolución de los cuerpos desnudos.

(Sigue a Alejandra Galo en www.desdelasentraniasdelvolcan.blogspot.com; Facebook: Desde las entrañas del volcán).

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa Endesa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir