3.0 Actualidad

“No quiero que los niños españoles sufran tanto como los de Chernóbil”, Svitlana Shmagailo, víctima del accidente nuclear

Versión 2

Hoy se cumplen 30 años del accidente nuclear de Chernóbil y Greenpeace quiere denunciar el abandono que sufren las personas supervivientes, a pesar de que los efectos de la radiación aún son perceptibles en la zona afectada. Buena muestra de ello es el testimonio de Svitlana Shmagailo, una maestra de 42 años que vive en una aldea cercana a la central, que ha sido invitada por Greenpeace a venir a España para dar a conocer la situación de las víctimas.

Svitlana, que tenía 12 años cuando se produjo la catástrofe, ha sido invitada a participar mañana en una jornada por el 30 aniversario del accidente en el Congreso de los Diputados para explicar de primera mano qué pasó y qué está sucediendo ahora en la región (1).

“Los niños que viven en la zona afectada por el accidente de Chernóbil, como mi aldea, sufren numerosos problemas de salud y yo no quiero que eso suceda aquí en España, por eso pido que se cierren las nucleares”, ha comentado Shmagailo.

Por su parte, Raquel Montón, responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace ha comentado: “Mientras que Svitlana, humilde y abandonada víctima de la energía nuclear viene al Congreso para ayudarnos a entender los riesgos de las centrales atómicas, al presidente del CSN, responsable máximo de la seguridad nuclear, ‘no tiene a bien’ cumplir con su obligación democrática de comparecer en el Congreso y continúa empeñado en reabrir la central de Garoña.

La organización ecologista recuerda que durante todo este tiempo las personas continúan pagando y sufriendo los errores de la industria nuclear, que parece estar más preocupada por sus intereses económicos que por las consecuencias de los accidentes nucleares.

Respecto a los efectos en la salud, las autoridades no han querido realizar una recopilación completa de los datos relacionados con la exposición a la radiación y las consecuencias para la salud. Los estudios en los últimos 30 años en la zona de Chernóbil demuestran que las tasas de mortalidad son más altas que las del resto del país; las de natalidad más bajas y que ha aumentado la incidencia del cáncer y de los problemas de salud mental.

La contaminación, es algo con lo que vive la población y está cada cosa que comen o beben; en la madera que utilizan para las construcciones o para calentarse. Hoy, más de cinco millones de personas viven en áreas consideradas oficialmente contaminadas, y un millón vive en asentamientos donde se exceden las dosis de 1 mSv por año.

La situación del reactor nuclear que explotó, todavía no ha sido determinada ni la cantidad total de radiación liberada por el accidente ni la cantidad exacta de combustible nuclear que permanece en el reactor. Podemos concluir que incluso 30 años después el reactor dañado aún plantea un peligro, y una solución real a esta situación resulta improbable a la vista de las condiciones técnicas y económicas existenten.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa Endesa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir