3.0 Actualidad

Ha nacido una estrella

Fueron más de 200 afortunados los que vivimos asombrados una propuesta escénica valiente, arriesgada, desvergonzada, simpática, a la vez que muy comprometida. Estábamos en el Círculo de Bellas Artes de Tenerife convocados para lo que, en teoría, era la presentación de la cuarta novela del escritor Pablo Martín Carbajal, Tal vez Dakar (de la editorial madrileña MAR Editor). Su tan esperada novela sobre una realidad que se ha trabajado durante los últimos veinte años como economista, primero en la Cámara de Comercio, posteriormente como Director General de África y Proexca en el Gobierno de Canarias. Imagínense si había hambre de conocer qué puede plasmar un político metido a escritor sobre tantos años vividos con un pie en África y el otro en el resto del mundo, o qué ha podido aportar el intelectual a la causa pública vinculada a su cargo institucional.

La convocatoria generó muchísima expectación, porque el autor es un ser muy relacionado y querido, y se ha preocupado de tejer una red muy sólida de relaciones con seres que lo disfrutan a ratos de forma exclusiva, y los hace sentir importantes para él.

Y así comenzó el acto, como una presentación convencional de una novela, media hora de conversación que entablamos, escudriñando algunas de las claves que llevaron al autor a esta obra, la primera, advirtió, de una etapa africana, en la que el protagonista, el joven Álvaro Camino empujado por su padre a ampliar en África el negocio familiar duramente castigado por la crisis. Y así apuntamos títulos como África en auxilio de Occidente, de Anne-Cécile Robert   África camina, de Patrick Chabal y Jean-Pascal Daloz y La otra África, de Serge Latouche,  tres de las muchas obras que recomienda para empezar a sumergirse en la auténtica realidad de un continente fascinante y tremendamente desconocido por la mayoría.

La conversación quedó intercalada por dos poemas, también en la obra, Cuaderno de retorno a un país natal, de Aimé Cesaire  y Mujer negra, de Leopold Senghor,  que leyó Juancho Aguiar (actor y una de las voces más conocidas de la industria audiovisual de Canarias).

Y, con su estatura rascaciélica y voz grave, profunda, intimidante y cálida a la vez, Martín Carbajal nos abrió la cabeza sobre la negritud, sobre la influencia del arte africano en los movimientos de la vanguardia europea de primeros años del siglo XX, sobre Las señoritas de Avignon de Picasso y los manifiestos dadaístas y surrealistas.

Había anunciada una puesta en escena de uno de los fragmentos de la novela, y sobre el escenario desplegada esperaba una banda, Malandra, (piano, bajo, batería, guitarra) y, delante de los músicos, dispuesto un atril con unas cuartillas, una silla de madera sobre cuyo costado descansaba una gorra y, sobre el micro, una máscara, el elemento central de Tal vez Dakar, la clave de toda la novela. Lo que ocurrió a partir de ese momento fue impresionante. El autor de deshizo de su chaqueta para quedarse con su camiseta verde, amarilla y roja (la bandera de Senegal) y comenzó a recitar, perdón, a gritar, a interpretar, megáfono en mano, él mismo el fragmento dadaísta más potente de toda la obra:

“—¡Todos ustedes están acusados! —gritó Francis Picabia

desde el escenario, llevaba un pantalón ancho y desgastado y una

camisa sin cuello—. ¡Levántense ingratos! —agitó violentamente

las manos para que el público que llenaba la sala reaccionara—,

el orador no puede hablar si no están de pie. Levántense cual si

estuvieran frente a la bandera; levántense, de pie frente a Dadá que

representa la vida, y que les acusa. ¡Les acusa! —repitió elevando

aún más la voz—, les acusa de burgueses, sí; yo les acuso de

burgueses, de morales y de lógicos. ¡Síiii! ¡Yo les acuso, burgueses,

morales, lógicos! ¡Me dan asco! ¡Apestan más que una boñiga de

vaca! —“.

La música, a ratos violenta, a ratos de jazz, acompañó a un transformado Martín Carbajal en la siguiente media hora trepidante, emotiva, energética, con un entusiasmo que jamás hubiera vinculado a un hombre que minutos atrás yo mismo había definido como “enigmático”. De eso nada, la noche de este miércoles nació una estrella. De él mismo dependerá qué quiere hacer con su carrera y su vida, pero su evolución en el escenario, sus maneras desvergonzadas, su rotundidad en la interpretación, su dominio del escenario, su capacidad para contagiar entusiasmo y diversión apuntan maneras a una carrera que nada tiene que ver con la política.

Ha sido uno de los mejores regalos que me han hecho en los últimos años, precisamente en el Día de África. No pudo haber tenido un mejor parto esta novela Tal vez Dakar: brutal, salvaje, escalofriante, esperanzador. Para mi ya es uno de los títulos de referencia de este verano y, probablemente, de todo el año. Les invito a descubrirla.

PARA SABER MÁS: Perfiles oficiales de @talvezdakar en Facebook y Twiter. (comenta en redes qué te parece la novela con el hastag #talvezdakar)

 

2 Comentarios

2 Comentarios

  1. jose antonio

    26 mayo, 2016 en 21:09

    Magnífica crónica, Juanma. Un abrazo a los dos

  2. Rafael Mesa

    27 mayo, 2016 en 08:39

    Excelente crónica enhorabuena!! Un abrazo amigo.

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir