3.0 Opinion

Terquedad

stone-1340772_960_720

Por Leocadio Martín Borges

Lo que inquieta al hombre no son las cosas, sino las opiniones acerca de las cosas.

Epicteto

Puede ser realmente frustrante hablar con una persona terca. O intentar hacerle ver un punto de vista diferente. O casi similar. Parece que no está dispuesta a escuchar ni una sola palabra de lo que digas. Lo que nos hace plantearnos, en muchas ocasiones, porque siquiera perder el tiempo intentándolo.

Sin embargo, puede ser algo más que su terquedad lo que está haciendo que nuestro obstinado amigo no quiera ni pensar en cambiar su punto de vista. De hecho, es quizás nuestro empeño en conseguirlo, lo que esté provocando que se enroque cada vez más en su posición. Sin avenirse a escuchar razones y rechazando cualquier posibilidad de diálogo.

Llegados a este punto, pensaremos, mejor olvidarlo, no contar con él. Total no vamos conseguir nada. Pero, si realmente queremos o creemos que es importante que esta persona vea las cosas como se las estamos proponiendo nosotros, quizás valga la pena intentarlo con estas sencillas técnicas de negociación. Puede resultar útil para nosotros y para él. Consigue que abramos nuestra mente a nuevas ideas y facilita la comunicación mutua en el futuro

Presenta ambos lados del argumento. Puede parecer contra intuitivo hacerlo, pero lo que consigues de esta forma es un acercamiento más racional y razonable. Si lo que quieres es que tu amigo vea las cosas desde tu punto de vista, es mucho más útil, intentar ver las cosas desde su óptica. Esto conseguirá que la otra persona intente hacer lo mismo.

Muestra el panorama completo. Más que intentar hacerle ver que está equivocado, que puede resultar tentador intentar hacerlo. Especialmente porque estás convencido de tus argumentos. En lugar de enfocarte en el desacuerdo, intenta centrarte en el problema que subyace y que ambos quieren resolver. Desde puntos de vista diferentes, eso si. Se puede estar de acuerdo en querer que el país vaya mejor. Y no coincidir en la forma de hacerlo. Pero seguro que si buscamos puntos de acuerdo, encontraremos mucho más que diferencias.

Reconoce las partes negativas de tus argumentos. A nadie nos gusta admitir que nuestros argumentos tienen sus debilidades. Pero, de esta forma, conseguirás que sean mucho más creíbles. Más razonables. Reflejará el trabajo que has empleado para sustentar tu argumento antes de formarte tu opinión.

Resalta que la decisión siempre dependerá de ellos. Las personas tercas se pondrán a la defensiva si piensan que les estás forzando a cambiar sus opiniones. Recuerda recordar siempre que estás manteniendo una conversación. Que la decisión depende de ellos. Y que eso no cambiará tus sentimientos por él o ella.

Al final, las personas tenemos planteamientos diferentes sobre muchas cosas o situaciones. Pero la intolerancia o la terquedad no deben hacer que nos separemos.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa Endesa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT Cmagazine TenerifeExpress 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir