Africa 3.0

Otro conflicto olvidado: Kasasi

banderarepublicademocraticadelcongo

Cada día preocupa más la situación humanitaria en la región de Kasai, en la República Democrática del Congo. Las últimas informaciones que llegan desde allí hablan de que cientos de miles de personas han huido de sus hogares por causa de un conflicto que se prolonga ya más de un año. Solo en los primeros seis meses de 2017, se han producido 922.000 nuevos desplazados, lo que representa un número superior de los de Nigeria y Sudán del Sur conjuntamente. Estás persona carecen de lo más básico: refugio, alimentación y atención sanitaria. A pesar de esta degradación de su situación, pocas noticias nos llegan sobre ella.

“Esta es la Cenicienta de las crisis”, ha dicho Mark Goldring, director ejecutivo de la ONG Oxfam a su regreso de la RDC, para expresar el silencio informativo que la envuelve y el abandono de sus víctimas por parte de la comunidad internacional.

El conflicto se inició en agosto de 2016, cuando una nueva milicia que actúa en esta región de la RDC y que es fiel a Kamuina Nsapu, lanzó los primeros ataques. El verdadero nombre de este nuevo señor de la guerra es Jean-Pierre Mpandi y en junio de 2016 heredó de su padre un pequeño reino local en la región de Kasai. El Gobierno no quiso reconocer su derecho hereditario y él reaccionó retando al poder y llamando a una insurrección. Gran parte de sus seguidores son de la etnia luba, la mayoritaria en la zona, y los informen indican que muchos de los implicados son menores de 14 años y están drogados.

Los primeros ataques del grupo se dirigieron contra los puestos de policía de la región. En uno de ellos, ocurrido en agosto de 2016, murió Nsapu, pero sus seguidores mantienen viva su lucha. Desde mediados de diciembre de 2016, los enfrentamientos entre esta milicia y las Fuerzas Armadas de la RDC (FARDC) se han intensificado tanto en Kasai como en Kasai Central. Hacia la mitad de enero de 2017, las escasas agencias humanitarias que operaban en la zona hablaban de más de 600 muertos y 216.000 personas obligadas a abandonar sus hogares y desplazarse, principalmente, hacia Kasai Oriental y las selvas cercanas.

No cabe duda de que la negativa de Kinshasa a reconocer a Kamuina Nsapu como jefe local es solo una excusa. Detrás de este conflicto subyace la pobreza en la que vive la región, que en 2015 fue dividida en cinco provincias (un proceso conocido como découpage). Se trata de una de las más olvidadas por Gobierno central y la asistencia internacional. Altas tasas de mortalidad infantil, de malnutrición o de analfabetismo, especialmente entre las mujeres y las niñas, son algunas de sus características.

En la zona hay oro y diamantes, que son extraídos de manera artesanal al no existir industria minera. Las infraestructuras, entre ellas la electricidad, son prácticamente inexistentes; y la única industria que existía en Kasai Central, donde comenzó la revuelta, una fábrica de cervezas, Brasimba brewery, filial del grupo francés Castle, cerró dejando un alto número de parados. Todo esto conduce a que en la actualidad, la administración pública sea el mayor empleador de la región

Las FARDC han cometido autenticas masacres en la zona, donde se siguen encontrando fosas comunes, según diversos informes de Naciones Unidas. Esto ha provocado que muchos jóvenes se unan a los guerrilleros. Además, estos siguen obligando a cientos de menores a engrosar sus filas.

Y a pesar de todo esto, las agencias humanitarias y la mayoría de las organizaciones internaciones han prestado poca atención a este conflicto, ignorando el gran número de desplazados que produce y la situación en la que estos se encuentran en la actualidad.

Es una crisis más de las muchas olvidadas que hay por todo el mundo y que como nos pilla lejos y no parece que haya muchos occidentales por ahí, pasa totalmente desapercibida.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa Endesa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT Cmagazine TenerifeExpress 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir