Africa 3.0

“La mejor arma para curar la peste es la educación”

CentrodeEducaciónNutricional-FotografíascedidasporAguaDeCoco

Aunque ya no es noticia, la peste sigue presente en Madagascar, un país donde la enfermedad es endémica y, pese a que tiene cura, todos los años se salda con la vida de alrededor de 400 personas. José Luis Guirao, lleva más de veinte años en la gran isla africana con Agua de Coco, una ONG que fundó en el año 1995 en Camboya para dos años después continuar con la labor de educación en el desarrollo en Madagascar. Allí, este granadino trabaja con una plantilla de más de 150 empleados malgaches y con un equipo de voluntarios para llevar a cabo proyectos de escolarización, medio ambiente, sanidad y nutrición dirigidos a 30.000 menores y sus familias. Conocedor de la realidad del país, Guirao apunta a la práctica de la famadihana, una ceremonia ancestral que consiste en desenterrar a los muertos mientras se celebra una fiesta en la que incluso se baila con ellos, para alumbrar una solución a la epidemia: compaginar concienciación y tradición.

El último balance de la ONU habla de 174 fallecidos y 2.158 casos identificados de peste. ¿Qué información hay desde el terreno?

La información que tenemos en el terreno es casi la misma que tenéis vosotros y vosotras. No tenemos más información oficial que la que llega por Internet desde la Organización Mundial de la Salud o desde el Ministerio de la Salud de Madagascar o sus autoridades. La información llega gota a gota y está mal gestionada por las autoridades locales. Lo que sabemos nosotros es lo que sabéis vosotros y viceversa.

Information-peste-2FotografíacedidaporAguaDeCoco

La epidemia este año es distinta a las anteriores porque no sólo se ha propagado antes de tiempo sino que también ha logrado introducirse en los núcleos urbanos, cuando lo que suele ocurrir es que afecte a las zonas rurales. ¿No es así?

Nadie ha explicado por qué la epidemia se ha acercado más a la capital y claro, con la masificación de la población que hay en Antananarivo y los intercambios de circulación que allí se producen, la epidemia se ha expandido más rápidamente por toda la isla. Los primeros focos han sido en la costa este y han cubierto toda la altaplanicie, que es la zona central, hasta Fianarantosa, donde tenemos proyectos en los que no estamos pudiendo trabajar a causa de casos de peste. Nosotros estamos en la parte más calurosa del país y aunque estamos trabajando mucho desinfectando, protegiendo, educando y poniendo medidas de control para que la epidemia y el contagio no llegue a Tuléar, donde tenemos el ochenta por ciento de nuestros proyectos, estamos en alerta roja y estamos muy preocupados.

¿Cómo está siendo el día a día con la epidemia?

Estamos haciendo muchas medidas preventivas de desratización de locales, hospitales, sobre todo de escuelas y también hemos estado en la cárcel. Estamos haciendo mucha sensibilización, en coordinación con el Ministerio, para que la población esté al corriente de lo que está pasando y de cómo hay que actuar para que no se extienda. Estamos llevándolo todo al mismo tiempo: la campaña de prevención de peste con un esfuerzo sobrehumano, y también nuestros programas de educación de base con 30.000 beneficiarios. Ellos son nuestra prioridad para que sigan sus actividades de salud, de alimentación, de educación, de higiene y que estén además prevenidos contra el contagio de la peste. No hemos dejado nada de lado para ocuparnos de esto, sino que esto es una sobrecarga de trabajo porque es necesario llevarlo todo adelante, y lo hacemos con mucho gusto y con mucho esfuerzo.

Llevas veinte años viviendo en Madagascar con el programa Agua de Coco, si la peste tiene cura, en tu opinión, ¿por qué es endémica en este país?

Se dice siempre, y es cierto, que la peste es una de las enfermedades de los países pobres, por falta de higiene y falta de medios sanitarios. En Madagascar es endémica fundamentalmente por dos cosas: Una es que cada año, por el mes de mayo, hay una tradición que se llama famadihana, en la que se desentierra a los muertos, los pasean y los enseñan a las nuevas generaciones. Eso hace que todas las bacterias y todas las infecciones se aireen y se contagie a la población. Otra cosa es que entre los meses de octubre y noviembre, con la subida de las temperaturas, hay una efervescencia de los focos de bacterias, como los basureros, y las ratas empiezan a infectar a los centros urbanos y son sus pulgas las que transmiten esta peste.

Medidaspeste-FotografíacedidaporAguaDeCoco(1)

¿Qué haría falta para que la peste dejara de ser endémica en Madagascar?

Dicen que la peste se cura y es cierto, se cura con antibióticos. Pero la peste endémica sólo se cura si se educa porque la mejor arma para curar la peste es la educación. Si la gente se pudiera sensibilizar y formar para que estas tradiciones se hicieran respetando unas normas sanitarias se podrían resolver muchas más cosas, pero falta conocimiento y prevención que no cae del cielo; e implicación de las autoridades de querer hacer las cosas bien y de querer atender a los intereses públicos y sanitarios de la población. Son intereses.

¿Te refieres a tradiciones como la famadihana?

La famadihana es contraproducente para la peste, pero durante una semana reúne a dos mil personas que son familiares que se juntan y se lo pasan de muerte. Son valores de encuentro, de compartir, de festejar, eso también es importante y nosotros lo hemos perdido. Las tradiciones tienen cosas buenas y cosas malas, y lo malo es justamente que se airean todas las bacterias.

¿Merece la pena vivir en Madagascar?

Es cierto que estando fuera del continente, Madagascar es la gran desconocida de África que se empezó a conocer por las películas de Disney, cuando en realidad aquí no hay jirafas, ni hipopótamos, ni leones, hay mucha fauna endémica también. Es un país donde la gente es extraordinaria, simple y maravillosa, donde hay una diversidad enorme, 18 etnias diferentes que conviven perfectamente. Es un pueblo y un país precioso, esto es una maravilla. Con todas las dificultades y todas las miserias que países como este llevan consigo, en Madagascar también hay una riqueza y una preciosidad que es hasta difícil expresar.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa Endesa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir