3.0 Opinion

Carnaval, te quiero – Crónicas Ucrónicas

El ruido está por todas partes; es el sonido del Carnaval. El sonar de la música murguera que parecen trompetas desafinadas- y esa debe ser parte de la gracia- , me llega a los oídos. Y el Caribe en los ritmos y danzas de las comparsas y la buena música de viejas y tradicionales partituras de ópera y zarzuela de esas afinaciones magníficas de voces, guitarras, bandurrias y laúdes de las rondallas y orfeones.

Sonoro, sí, el Carnaval de Tenerife; pero también se viste de colores vivos. Color en trajes y complementos y color en las voces callejeras, alegres de whisky, ron, vino o cerveza.

-¡Divino Carnaval que…!

– Jaja… a otro con ese cuento…atrevido sujeto.

– ¿ Qué?, ¡machango!; y nunca mejor dicho, aprovechando la fiesta del disfraz y la burla. ¿Quien es usted, individuo entrometido que…

– Con don, señor…

– ¿Condón? ¡Pues anda que sí se usan en estas fiestas, a montones preservativos que…!

– Tío, con Don, como un tratamiento a mi persona y mi categoría. Y no como una goma.

–Jaja. Cómo se ve que estamos en fiestas de la broma y así que le perdono su interrupcion y su petulancia. ¿Don qué…?

– Pues… don Carnal.

– Don carnal… ¿me suena como a un buen plato de papas con carne…?

– …pare, pare… igggnorante… con triple g. ¿Usted disfruta del carnaval?.

– Si, si… claro; por eso estoy aquí… y disfrazado, como puede ver, de payaso.

– Si, si…lo de payaso ya lo había notado.

– (Interviene el cronista). ¡ Perdonen, que veo que esto no va por buen camino y puede acabar mal, muy mal!

– ¡Coño, pues ya la liebre me jincó el podenco!. Otro listillo.

– Nuestro dicho, nuestro refrán, señor, con todos los respetos, y como decía el ilustre escritor lagunero Luis Álvarez Cruz, ” ya el conejo me desriscó la perra” .

– Vale, vale…¿ y que le hace a usted por aquí, señor cronista?

– Pues como los veo enzarzados en una discusión absurda, explicarles un poco sobre algo que ignoran, porque…

– ¿Perdone…? ¿Nos llama ignorantes a los que tenemos el mejor carnaval del mundo?

– Pues, sí; porque no saben como empezó esto.

– ¿Que no? ¡Si hasta cuando estaban prohibidos ya nos disfrazábamos!.

– Si, si, cuando mandaba en España el general Franco.

– ¡Exacto!.

– Ya, amigo; pero no le llamaban carnaval. Las disfrazaban (jeje, un punto al término adecuado), las disfrazaban, digo, como Fiestas de Invierno.

– Es verdad; pero con limitaciones. Por ejemplo. no podía uno vestirse con hábitos religiosos o uniformes militares.

– Claro, los que gobernaban en esos momentos, imponían sus reglas.

– Bueno don Mortal y usted que iba a decir?

– Don Mortal, no; le dije don Carnal.

– Eso, perdone;, desembuche ya!.

– Es una breve lección de historia, amigo.

– ¡Pues está uno para historias en plenas fiestas, tío!

– Mire. Cuentan los libros que don Carnal era un juerguista. Le gustaba mucho comer carne, bailar, cantar y ponerse disfraces. Y había una mujer seria que comía frutas y verduras y se llamaba Cuaresma.
¿Le suena, no?

Un día, en un duelo público, la gente eligió a Carnal como favorito para divertirse y dejó a Cuaresma. La historia es larga y otro día les explico más detalladamente, como recibió estas fiestas la Iglesia Católica y lo de los días abstinencia, ayuno, etc.

Grandes pintores como el flamenco Brueghel, o escritores como Azorín, el Arcipreste de Hita, vgr., han dedicado alguna de sus obras al Carnaval. Nos podemos remontar al año 1559 y admirar una magnífica tabla que está expuesta en el Museo de Historia del Arte de Viena, en donde se puede contemplar el nacimiento de estas fiestas.

En fin, que lo pasen bien.
¿Me conoces, mascarita?

¡Ay, ay, ay…a tu mujer se lo digo, bandido!

Y así.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir