Africa 3.0

El excremento del diablo

Foto vía cbc.ca

Fui a poner gasolina y me topé con un Range Rover 4.0 de gasofa conducido por un modernete con aspecto de comer tofu veggy macrobiótico y usar Apple. Un salvador del mundo. Resulta que en la trasera del cochazo del gafapasta había una pegatina que ponía… ¡No al petróleo!; ¿Hola?, ¿hola que tal?, que diría Ana Alarcó¿Supongo que el coche este [no] ira con leche de soja, verdad? – le pregunte – haciendo gala de mi más destilada sorna. Sí, puedo ser un impertinente, cuento con ello, de la misma manera que me declaro un petrol headconvencido. Se llama coherencia e incoherencia es lo que acontece en Africa con todo lo que se cuece entorno al oscuro negocio del oro negro.

La desgracia del continente africano son sus recursos naturales. Es una paradoja que el esconder ingentes cantidades de crudo y minerales haya representado la maldición que ha perpetuado un panorama de corrupción y pobreza generalizada a lo largo y ancho de su geografía. Petroestados como Angola o Nigeria, ejemplarizan el vísteme de Armani pero llevo chanclas y pernocto bajo un puente. Dos de los mayores exportadores de petróleo de Africa resulta que tienen escasez de combustibles en sus estaciones de servicio ¿Cómo es posible? La dependencia de las rentas del petróleo como monocultivo han generado situaciones surrealistas que han erigido a Libreville en Gabón, o Luanda, capital de la citada Angola, entre algunas de las ciudades con mayor costo de vida ya no de Africa si no de buena parte del planeta mientras la mayoría de su población vive en la indigencia. La respuesta está en el sucio entramado del petróleo del que se sólo se beneficia una elite social que en el caso de Angola orbita entorno a los llamados padres de la independencia; el otro gran mal de Africa, el culto al megalómano que se auto proclama padre de la independencia pos colonial.

Africa tiene tres grandes bolsas de petróleo conocidas. La que descansa bajo la franja del Sahel extendiéndose hasta Sudan, los yacimientos de Argelia y Libia y, finalmente, la que esconde el Golfo de Guinea y la geografía colindante; entiéndase Los Congos, Guinea ecuatorial, Gabón y evidentemente Angola.

Precisamente Nigeria, que es el mayor exportador de crudo de Africa y a la vez el estado que más sufre la dañina retroalimentación del llamado excremento del demonio, el petróleo, representa el estereotipo del denominado Dutch disease o mal holandés: una dependencia absoluta de la exportación de hidrocarburos para sostener una economía que crece con pies de barro pues depende en exclusiva de las fluctuaciones del precio del barril de crudo. Todos los huevos en la misma cesta. Ahondando en la cuestión,  las rentas obtenidas de la exportación de gas y petróleo no se reinvierten en diversificar los sectores si no en comprar bienes de equipo y pagar a las multinacionales por el mantenimiento técnico. Tan pronto entran las divisas son dilapidadas. Todo ello sin contar el estado de corrupción generalizado y como una elite social se enriquece de manera obscena. Y es que dentro de Nigeria hay varios planetas…

Caso de Noruega o Canadá, los exportadores de petróleo del mundo desarrollado son más ajenos a los desastres medioambientales y los efectos nocivos que en su sociedad tiene el sector. Bien distinto es lo que acontece en Africa donde las multinacionales [tipo Shell] han ocasionado graves daños al medio litoral con sus vertidos incontrolados gracias a la ausencia de una legislación medioambiental. Situación de la que mucho tendría que explicar la mencionada petrolera neerlandesa en el Delta del Níger. Y es precisamente la desembocadura del Níger, la que escenifica los males derivados del ansia por controlar los recursos petrolíferos. La zona es rica en crudo y en ella confluyen los intereses del estado nigeriano por el alto valor geoestratégico de los yacimientos, los del lobby del petróleo y los de bandas armadas que pretenden gestionar los recursos para su propio lucro; siendo algunas de las derivadas  la rotura de oleoductos para robar combustible, la inseguridad generalizada y la piratería. Algo equivalente ha acontecido en Cabinda. Un enclave angoleño separado del resto de Angola por el estado de El Congo. Una porción de tierra y lecho marino que bendecido con ingentes reservas de hidrocarburos  ya buscó independizarse del resto de Angola para gestionar por si propia la mina de oro negro sobre la que flota.

¿Y Libia?, ¿qué diablos pasó en Libia? Resulta que el crudo libio es de tan alta calidad como barata es su extracción por estar muy cerca de la superficie. Todo demasiado atractivo para desaprovechar aquella pajaideológica a la que los progres llamaron Primavera árabe y que no pasó de ser un mero resfriado en gran parte del mundo árabe. La OTAN, el estercolero moral de Bruselas y Francia, que no ganaba una desde antes de Waterloo, aprovecharon la tesitura para librarse de Gadafi. A la consecuencia de tornar Libia en un estado fallido y refugio del terrorismo, se le sumó la aparición de los llamados Señores del petróleo. Linaje local de los Señores de las armas que ante la ausencia de poder pos Gadafi se apoderaron de pozos y monoboyas. Reyezuelos locales que se han hecho fuertes por las armas y que negocian directamente los fletes del crudo con armadores o brokers de Londres. Todo huele fatal. Así es el excremento del diablo. Vómito de la gula humana que a la par corrompe a los hombres como destruye el medio natural.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

cuadernosdeafrica@gmail.com

 

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir