Africa 3.0

Mercado común africano

53cfc6a6_o

África está dando un paso histórico en su lento proceso de desarrollo y superación de viejos enfrentamientos. La Unidad Africana, en la cumbre de jefes de Estado que celebró en Kigalia (Ruanda) hace dos semanas, rompió con su carácter  casi tradicional de organización más burocrática y diplomática que efectiva y ha puesto en marcha dos proyectos que si salen adelante acabarán convirtiéndose en el empuje que el Continente necesita para romper con el lastre que arrastra de su herencia económica colonial.

Cuarenta y cuatro países de los 54 con que cuenta la UA han llegado a un acuerdo para la creación de una Zona de Libre Comercio Continental (el ZLEC) que a semejanza de lo que fue la Unión Europea en sus comienzos tiene como objetivo  inmediato la creación de un Mercado Común Africano. Los altos aranceles que gravan el comercio entre la mayor parte de los países serán suprimidos en un noventa por ciento de los intercambios, el tránsito de mercancías será más fluido  y las burocracias aduanera s se reducirán al mínimo.

No será fácil ponerlo en marcha – de momento queda pendiente la elección de la sede, la Bruselas africana, pero la decisión es firme y el planteamiento está bien afianzado: cuenta con la convicción de que es el futuro compartida de la práctica totalidad de los gobernantes. Los diez que no lo han firmado – entre ellos las dos principales potencias de la Zona, Sudáfrica y Nigeria, que suman el 50 % del intercambio comercial  – argumentaron que necesitan analizarlo con más tiempo pero todos  han mostrado su disposición a sumarse cuando analicen a fondo la incidencia que tendrá en sus economías y resuelvan los problemas que vaya a generarles.  . Paul Kagamé — el presidente a quien se atribuye la espectacular recuperación de Ruanda –, anfitrión de la Cumbre y el mejor ejemplo de éxito económico,  tuvo que emplearse a fondo para vencer las últimas resistencias.

Algunos países con fuerte dependencia comercial de los dos grandes — Sudáfrica y Nigeria –, como Lesotto, Namiibia, Botswana,   Zimbabue o Sierra Leona, esperarán a que sus principales socios se incorporen. Otros, con situaciones políticas más inestables y economías más depauperadas, como son los casos de Eritrea o Guinea Bisau, también se reservan hasta que resuelvan sus problemas internos.  La fecha  que se ha fijado para la entrada en vigor del acuerdo será el primero de enero de 2019.

A juicio de algunos expertos es un plazo corto si se consideran los complejos  pasos que cada Gobierno tendrá que dar para ponerlo en vigor: primero, someterlo a la ratificación de sus parlamentos y enseguida, adoptar las medidas legislativas necesarias y poner a punto las infraestructuras aduaneras. Entre tantos retos, se abrevia el trámite de la  ratificación imprescindible reduciéndolo a un mínimo de 22 países, la mitad de los firmantes.  Es una exigencia flexible que pone a cubierto de los retrasos impuestos por procesos electorales o  cambios que puedan producirse en algunos de los miembros.

El acuerdo se convertirá en un avance más en la globalización económica precisamente en una parte del mundo donde se halla más rezagada. Implica la apertura a los intercambios de mercancías de a través de 84.000 kilómetros de fronteras, la supresión de millares de barreras aduaneras y la liberación de cargas sobre un volumen de intercambios de  más de 3.000 millones de dólares. Aunque también tendrá sus costes para las economías nacionales, nadie duda que supondrá un fuerte impulso al comercio regional, al crecimiento de la producción, y un importante  estímulo global al  que África desarrollo necesita.

Se trata sin duda de la iniciativa consensuada más importante que los gobernantes africanos han emprendido. Su entrada en vigor supondrá la derogación de algunos acuerdos bilaterales entre países vecinos ya existentes. Aunque a primera vista los principales obstáculos son económicos y burocráticos, tampoco los políticos y sociales serán  menores. Para su éxito es necesario que cuente con un respaldo ciudadano amplio. Y en algunos de los países, si es que no en todos,  tropezará con resistencias. Los gobiernos tendrán que empeñarse a fondo en explicar y convencer de  las ventajas.

Paralelamente también salió adelante en la Cumbe un acuerdo, crucial para que el ZLEC avance en su objetivo de un mercado común africano, sobre la libre circulación de personas en virtud del cual se suprime la necesidad de visados entre los países. Fue respaldado por veintisiete miembros, exactamente la mitad de los Estados africanos. Esta facilidad  permitirá una mayor flexibilidad a la movilidad de trabajadores, inversores y turistas. Varios de los países que no se han adherido también anticiparon que lo harán cuando las condiciones lo permitan.

Estos acuerdos han sido acogidos con satisfacción en las capitales y medios de comunicación,  y no sólo por lo que prometen, contribuir a la dinamización del comercio y los intercambios, sino también por la apertura que implicará al conocimiento entre vecinos y a la  coordinación de estrategias ante las relaciones con terceros, empezando por Europa y acabando por China cuya penetración en África cada vez es mayor. El modelo que está presente en esta iniciativa es el europeo. No es el primero en África de ámbito regional pero si de ambición   continental.

La creación de un pasaporte africano, cuyos primeros ejemplares fue entregados al presiente de la Unidad Africana, el chadiano, Idriss Deby, y a Kagamé como presidente anfitrión, tiene de momento un carácter más simbólico que  real pero refleja la ambición bastante compartida  por los dirigentes de iniciar una nueva etapa en la que la tradición de enfrentamientos, muchos de carácter tribal  y otros heredados del colonialismo  pasen a la Historia y abran el camino a una nueva etapa de cooperación e integración.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir