Africa 3.0

Terrorismo online

Para los que nos criamos en plena guerra fría bajo la doctrina Reagan donde la política internacional era un western con buenos y malos, el enemigo era cartesiano en su definición. Aquel engendro del diablo llamado URSS; el gran perro rojo. Pero alguien decidió que el 11 de septiembre dos jets colisionaran contra las Torres gemelas de NY y el mundo cambió. El nuevo frente se difuminó pues Rusia parecía un enemigo descafeinado y desde entonces no está claro cuál es esa amenaza global llamada islamismo o integrismo. Nos han hecho creer que el origen está en las derivadas tardías de aquel eje del mal que componían Iraq, Libia, Siria y otros parias. Aunque lo cierto es que los talibanes ayer, hoy y mañana, no son otros que aquellos muyahidines – o guerreros santos – que los EEUU armaron para enfrentarse a los soviéticos. Y es que hay que tener cuidado con que tiestos se riegan y cuales se mean.

La reciente desarticulación de miembros relacionados con el islamismo en Tenerife; en este reducto de nada pasa, evidencia que el nuevo frente es global. El enemigo es una ideología que gracias a las cíber-comunicaciones es inmediata. Los hubs del integrismo, físicamente, pueden estar en casuchas de adobe en Mali, Níger, en una madrasa pakistaní y ya les aseguro que lo están, y evidentemente en los extrarradios más industriales y socialmente deprimidos de Barcelona, Amberes o París. Cuenten con ello. En conexión, la desestabilización de Libia ha transformado a la ex provincia romana en un ecosistema ideal para las facciones relacionadas con el radicalismo religioso. Un reino de taifas y señores del rico petróleo libio. Se estima que no menos de una treintena de facciones armadas y relacionadas con el islamismo campan a sus anchas en el país norteafricano que, a la deriva y carente de orden institucional, incluso permite que el ISIS cuente con una embajada.

El adoctrinamiento es online. Discreto. Una metástasis ideológica. Se captan adeptos en cualquier esquina del mundo y se les activa para atropellar, acuchillar o inmolarse bajo un simple click de ratón al enviarles un email. Los atentados de Barcelona, Londres o Manchester, pueden pasar en cualquier lugar. Y eso bien lo saben las agencias de inteligencia. Como se nombra el pecado y no el soplón, les comento, ahora que nadie nos escucha, que en Canarias hay varios focos potenciales que son especialmente vigilados. Las comunidades multiculturales de algún barrio sureño que todos tenemos en mente, escupen de vez en cuando algún radical que quizás en la trasera de una carnicería halal visita webs del dark deep Internet donde se capta y radicaliza a mártires potenciales de la causa. La inaccesibilidad del idioma árabe ayuda. Es así el riesgo de sufrir una carnicería una amenaza global y latente. Continuando en España, el independentismo catalán es tan cenutrio que no ven en el voto musulmán y su demografía descontrolada, la hiedra en Caballo de Troya que a posteriori e institucionalmente los decapitará y exigirá se impongan sus costumbres medievales en su “paraíso” progre.

La inteligencia de campo y las fuerzas de seguridad son el cortafuego contra esta amenaza silenciosa que insisto, más allá de ser física, es eminentemente ideológica y tiene en la capilarización de las redes su hábitat ideal para pasar inadvertida al gran público. Se libra así una discreta guerra online entre las agencias de seguridad que cierran o desactivan portales relacionados con el integrismo pero es, sin duda, la labor de campo y la infiltración, la que da sus frutos previniendo los derrames de sangre. La Tercera guerra mundial hace tiempo ya que se declaró y el frente es cibernético. Sabemos “poco” de ella aunque es celebre como la inteligencia americana, que la radio-controla la judía y hacen bien, insertó un malware para incordiar a los sistemas informáticos que gestionaban el enriquecimiento de uranio en Irán. Un mundo de genios.

El perturbado que se inmola con un cinturón de explosivos en la cintura o roba un camión y perpetra una carnicería en una calle peatonal, no es más que el último eslabón de una compleja cadena ideológica que no se ve. Sólo el resultado macabro es el que abre las noticias. Tras estas corrientes está el pensamiento wahabí. Interpretación más radical del Islam cuyo origen está en Arabia Saudí. Hace algún tiempo, la CIA preguntó a la casa real saudí ¿quién pagaba los Toyota del ISIS? Sí, la gnosis del terrorismo online tiene mucho que ver con esos supuestos aliados nuestros llamados Arabia Saudí, EAU u Qatar. Los extrarradios de las lujosas urbes arábigas son un submundo donde se hacina la mano de obra barata: pakistaníes y – en opinión del arrogante árabe pérsico – demás sub-razas melazas que se importan como ganado y como tal se hacinan. Y es precisamente en esos barracones prefabricados, con containers convertidos en mezquitas, donde los amontonan; donde se captan a los desesperados que visitarán a las siete vírgenes que les esperan por su servicio a la causa. El terrorismo integrista en suelo occidental se cocina online pero se sirve caliente.

CENTRO DE ESTIDIOS AFRICANOS DE LA ULL

cuadernosdeafrica@gmail.com

@Springbok1973

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir