América

Postales desde Caracas: Crónica de una diáspora anunciada…

La diáspora migratoria venezolana no es un secreto para nadie. Aunque no hay cifras oficiales, la ACNUR ha dicho que más de 2 millones y medio de venezolanos han migrado hacia otros países, a raíz de la compleja crisis económica que nos ocupa. Yo creo que son más de 2 millones.

Nosotros que más bien hemos recibido a europeos, colombianos, haitianos, peruanos, ecuatorianos y chilenos, ahora exportamos migrantes y prácticamente todas las familias tienen algún hijo o primo fuera de las fronteras.

Ante los bajos salarios, la hiperinflación y el deterioro en la calidad de vida, los venezolanos han emigrado en busca de otras oportunidades de trabajo, y no les importa llegar a trabajar como mesoneros o mucamas, aunque ostenten títulos profesionales de importantes universidades del país, les importa sobrevivir y poder enviar algo de dinero a sus familiares en Venezuela.

La decisión de migrar no es tan fácil y tampoco debe tomarse a la ligera, pero en medio de la desesperación, entiendo que muchos connacionales vendan todo lo que tienen aquí para irse a buscar un mejor futuro.

Esta semana regresaron 89 venezolanos de Perú. El gobierno los trajo a través de un programa que ha llamado “Vuelta a la Patria”. Los voceros del gobierno aseguran que recibieron solicitudes de los familiares de estos ciudadanos, quienes denunciaron maltratos y xenofobia.

Hemos visto pancartas que dicen “Perú sin venezolanos”, consignas desde Panamá como “Métele su pingazo (golpe) a un venezolano”, o “No más venecos malucos” en Colombia. Esto sumado al reciente incidente en Brasil donde quemaron un campamento de venezolanos en la localidad de Pacaraima, fronteriza con Venezuela.

El presidente Nicolás Maduro denunció una campaña de xenofobia contra venezolanos en varios países de América del Sur, promovida por gobiernos “de derecha”, como los califica él, que forman parte del autodenominado Grupo de Lima y que se oponen al gobierno de Maduro.

Ciertamente los hechos de xenofobia existen y han sido documentados. Los gobiernos de Chile, Perú, Ecuador y Colombia, especialmente, ahora han limitado el ingreso de venezolanos, solicitándoles visa y pasaporte.

Aunque la migración existe desde el principio de la humanidad, hoy la diáspora venezolana se convierte en el titular de medios de comunicación quienes aseguran que los venezolanos “huyen de la dictadura”.

Sin embargo la realidad migratoria del Mediterraneo pasa en silencio, casi inadvertida. El Aquarius, con 630 migrantes a bordo, muchos de ellos huían del horror en Libia, recibió las puertas cerradas de Europa.

Para nadie es un secreto que centenares de inmigrantes de África y Túnez han muerto en el mediterráneo tratando de buscar un puerto seguro.

La decisión de emigrar implica responsabilidad y valentía. Eso de irse y luego pedirle ayuda a papa Estado “para que me rescate”, es tan irresponsable como el Estado que los busca y los regresa a la realidad de la que “huyeron”.

El desdibujado gobierno de Maduro, luego de haber menospreciado los anuncios del éxodo masivo de venezolanos, ahora inventa un plan “Vuelta a la Patria” que suponemos enviará aviones a “rescatar” a los venezolanos que así lo pidan, de los países andinos.

Mientras tanto mi vecina, ya tiene todo listo para ir a encontrarse con su hija en Chile, que se fue hace un año. Vendió todo y compró un pasaje para abandonar el país, “mientras esto siga así, aquí no vale la pena, ningún salario alcanza mientras no controlen la hiperinflación, me voy a estar con mi muchacha y a reinventarme una nueva vida a mis 61 años”, me dijo, cuando le pregunté si se montaría en un avión del plan “Vuelta a la Patria” me respondió: “Más bien que me den la cola (aventón)  de ida y me dejen por allá, yo no regreso hasta que no vuelva la seguridad económica y la democracia verdadera”.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir