Africa 3.0

África – China, cooperación polémica

No es ningún secreto que China aprovecha la pasividad europea y norteamericana ante las necesidades de desarrollo del continente y se está volcando en la cooperación con muchos de los países africanos. Cuenta para ello con la ventaja de no haber sido un país colonizador y, por lo tanto, ajeno a los malos recuerdos dejados por otras potencias económicas como el Reino Unido, Francia o Bélgica de sus etapas coloniales. Antes al contrario, algunos gobiernos aún recuerdan la ayuda secreta que China prestó a los movimientos que lucharon por las independencias.

Pero sobre todo cuenta con la disposición que muestran a contribuir con préstamos aparentemente generosos a salir del atasco económico en que se encuentran estos países. A primera vista es una actuación plausible, aunque analizada en profundidad, abierta a una polémica entre pros y contras que aumenta por momentos. Los préstamos lógicamente no son gratuitos ni desinteresados y, aparte que hipotecan de manera excesiva a las haciendas públicas de los Estados, generan importantes réditos para la economía y la diplomacia chinas.

Lo explicaba muy bien hace unos meses un ex ministro de Marruecos, uno de los países que ha rechazado de manera sistemática este tipo de cooperación. El endeudamiento en que algunos países, como Camerún o Etiopía, están cayendo puede convertirse pronto en inasumible si se analiza la evolución del PIB. Las contrapartidas que, por el contrario, China obtiene son variadas y con poco riesgo. Una de ellas es la diplomática. Después del reciente reconocimiento de Burkina Faso, ya sólo Suazilandia es, entre los 54, el único que sigue manteniendo relaciones con Taiwan y negándose a reconocer a China.

Los beneficios económicos, por el contrario, son evidentes: China está nutriendo su desarrollo industrial en buena medida con las materias primas que importa a precios muy bajos de Africa, desde minerales y piedras preciosas hasta madera y alimentos. A cambio, los   gobiernos africanos consiguen ingresos – que en bastantes casos incrementan la corrupción – pero sin que sean utilizados para estimular el desarrollo que sus pueblos tanto necesitan. Muchos expertos han alertado sobre las condiciones que lejos de responder a proyectos futuros sólo consiguen tapar deficiencias presentes.

China justifica su contribución al desarrollo de los países interesados en su ayuda con la ejecución de importantes obras de infraestructura, muy necesarias sin duda, y de costes elevados, pero, como se está demostrando, de pésima calidad, hechas de manera improvisada y con materiales baratos. Tampoco sirven estas inversiones para promocionar a técnicos locales ni siquiera para crear puestos básicos de trabajo: la mayor parte de las veces son ejecutadas por técnicos y trabajadores chinos que llegan en vuelos especiales y no se mezclan con la población local.

Tampoco puede decirse que contribuyan al crecimiento del comercio y los servicios en los lugares donde se realizan: hasta la mayor parte de los productos alimenticios que consumen son suministrados directamente desde China. Muchos – y son centenares de miles – regresan a sus casas después de meses sin haber gastado ni un céntimo de la moneda local. Hace apenas tres semanas se celebró en Pekín el VII Foro Chino-Africano en el que ambas partes se mostraron muy satisfechas de esta cooperación.

El Presidente Xi Jimping es el impulsor del rápido crecimiento que viene experimentando el volumen de las operaciones y muestra con frecuencia su disposición a seguirlo aumentando. Mientras tanto, la polémica continúa entre quienes alegan que la “invasión” china del continente está contribuyendo a que la situación de algunos países mejore y los que opinan que quien realmente sale beneficiada a corto y medio plazo es China que gracias a esta política se está reafirmando en el ámbito internacional como la segunda superpotencia. Ambas opiniones suelen olvidar que el resto de los países desarrollados contribuyen dejando el espacio económico africano abierto

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir