Africa 3.0

Los ciudadanos sudaneses se revelan

A mediados del pasado mes de diciembre, el Gobierno de Sudán anunció una subida del precio del pan. La medida ha hecho surgir un movimiento de protesta en todo el país que tuvo su punto más álgido el 20 de diciembre cuando ocho manifestantes murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y se produjo un número desconocido de heridos. Esta explosión de descontento no es nueva en el país, desde hace tiempo la población sufre cada vez mayores dificultades económicas. El coste de algunos productos básicos se ha duplicado en los últimos meses. Las protestas continúan.

Las protestas comenzaron en la ciudad de Port Sudan, principal puerto sudanés, antes de extenderse a otras urbes del país y, principalmente, a la capital. Ante el aumento de las manifestaciones, las autoridades han impuesto toque de queda en las principales ciudades, lo que ha originado que muchas marchas organizadas no puedan llevarse a cabo.

Muchos estudiantes participan también en las protestas y algunos de los muertos pertenecen a este colectivo. En Jartum, los estudiantes, a pesar del toque de queda, bloquearon las calles que conducen a la universidad. Ante esto, la policía respondió con el disparo de gases lacrimógenos. Algunos manifestantes, han aprovechado las revueltas para acercarse al palacio presidencial y pedir el fin del régimen del presidente Omar al Bashir. El descontento les ha llevado, incluso, a incendiar la sede del Partido del Congreso Nacional, que gobierna el país, en las ciudades de Al-Gaderef (este) y Dongola (norte).

Sudán se encuentra sumergido en una situación de crecientes dificultades económicas, con una inflación de casi el 70% y su moneda, la libra sudanesa, en caída libre frente al dólar. Es en este contexto en el que el Gobierno de Jartum decidió aumentar el precio del pan de 1 a 5 libras sudanesas (entre 2 y 6 centavos de euro). Esto produjo una gran escasez de este producto. Este hecho se suma a la falta de gasolina que desde principios de 2018 es causa de largas colas ante las gasolineras, situación que también originó protestas violentas que fueron rápidamente reprimidas por las autoridades.

Se esperaba que con el levantamiento en octubre de 2017 de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Sudán la situación económica del país mejorase. Pero no ha sido así. Además, todavía sigue dentro de la lista de naciones que apoyan al terrorismo por lo que no puede acceder a financiación internacional. A esto hay que sumar la falta de reformas económicas, que ha provocado que el que una vez fuera exportador de productos agrícolas ahora tenga que importar. Finalmente, la independencia de Sudán del Sur, en 2011 provocó que Jartum perdiera tres cuartas partes de sus reservas de petróleo. Mala gestión y sanciones internacionales se han convertido en un cóctel peligroso que pone en riesgo la seguridad del país.

La alianza de Sudán con Rusia, uno de sus principales aliados, no parece que ofrezca a Jartum ningún alivio de su situación por lo que en los próximos meses las protestas ciudadanas, a pesar de la represión, seguirán en aumento.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter La Caixa ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir