Africa 3.0

Sudán sumergido en el caos

                 La crisis desencadenada en Sudán continúa agravándose. El derrocamiento del dictador Omar al-Bashir reclamado por una verdadera revolución popular, no consiguió calmar los ánimos. La gente, que venía acumulando su indignación con el régimen desde hacía años, no se ha dado por satisfecha con su encarcelamiento. Tras el golpe de Estado contra el dictador, las masas  enseguida intuyeron maniobras de los antiguos del sátrapa colaborares para constituirse en herederos y perpetuarse en el poder, primero valiéndose de subterfugios y enseguida con el recurso a la violencia.

                   Ante la persistencia de las manifestaciones y la reclamación de elecciones libres y democráticas  que permitan gobernar a los civiles, han reaparecido en las calles los antiguos Janjaued, “Milicias de apoyo rápido”,  los paramilitares sanguinarios utilizados estos años atrás por el régimen de al-Bashir para reprimir a los rebeldes de Darfur donde actuaron con una dureza que generó continuas protestas de organizamos internacionales y gobiernos extranjeros. Los sudaneses estaban convencidos de que estas fuerzas especiales habían desaparecido, pero ahora vuelven a verse por las calles semi desiertas de Jartum.

                   Utilizan el mismo desarrapado uniforme, las mismas armas – ametralladores, fusiles de repetición y lanzacohetes – que sólo un Ejército bien pertrechado, como es el sudanés, podría facilitarles. Sus métodos tampoco han variado y las manifestaciones pacíficas de las primeras semanas han comenzado a convertirse en un baño de sangre. Informaciones médicas confirman la cifra de más de un centenar de muertos en una semana y otras organizaciones humanitarias han recogido cuarenta cadáveres de personas arrojadas al Nilo con disparos en la cabeza.

                   El miedo ha empezado a cundir a pesar de lo cual son muchas las personas que acuden a las manifestaciones con banderas, practican sentadas ante el cuartel general de las Fuerzas Armadas, plantan barricadas con piedras para protegerse y participan en continuas huelgas. La economía está hundida, la producción ha descendido y muchos productos empiezan a escasear. Muchas personas que intentan viajar al extranjero huyendo del caos se encuentran con que el aeropuerto está cerrado buena parte del tiempo.

                   El ambiente en la capital y otras ciudades importantes cuentan que es desolador. Los desperfectos están por todas partes. Las calles, siempre tan concurridas, aparecen vacías, muchos comercios cerrados y otros abren y cierran de manera intermitente. Los militares mientras tanto maniobran con la idea de que los rebeldes se cansen y desistan. Las conversaciones iniciadas entre el Consejo Militar de Transición y una comisión de civiles no consiguió avanzar en la demanda de elecciones libres.

                   En los últimos días, el Consejo anunció que se celebrarían dentro de nueve meses aunque sin adelantar nada en torno al planteamiento con que pretenden convocarlas. Al igual que ocurre en Argelia, el ejemplo de lo que está ocurriendo en Egipto, donde la dictadura impuesta por el general Sissi, se ha consolidado plenamente. La mayor parte de los gobiernos africanos respaldan a los civiles en su protesta. La Unidad Africana ha intentado mediar y ante su fracaso ha apartado a Sudán de la Organización hasta que el problema se resuelva.

                   El Consejo Militar cuenta en cambio con el apoyo expreso de Arabia Saudita, cada vez más proclive a intervenir en asuntos ajenos, y con los Emiratos Árabes Unidos. Ambas diplomacias justifican su apoyo con el argumento de que Sudán es un país árabe al que quieren expresarle su solidaridad. Los países europeos siguen el conflicto con preocupación. El temor es que, una vez desencadenadas las hostilidades y habiendo aparecido el recurso a las armas, la situación empeore. Los Estados Unidos y el Reino Unido han retirado al personal de sus embajadas y otros países esperan hacerlo en los próximos días.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir