Africa 3.0

Alejandro Krawietz: “nunca en el mundo ha sucedido una tendencia hacia la unidad tan potente como ahora”

“Nunca en el mundo ha sucedido una tendencia hacia la unidad tan potente como ahora”, asegura en la siguiente entrevista Alejandro Krawietz, poeta, escritor y codirector de AfroLatam, la Muestra de Cine de Realidad que se desarrolla hasta el próximo viernes en Guía de Isora (Tenerife, Islas Canarias), al que acuden más de cien creadores y responsables de canales de televisión y distribuidoras interesados en consolidar un diálogo Sur-Sur entre África, Latinoamérica y Asia. El otro codirector del festival, el cineasta David Baute, añade: “nuestro objetivo es descubrir propuestas seductoras llegadas de África y Latinoamérica, que conformarán el atlas de la memoria del hemisferio sur, en los próximos años”.

¿Qué propósito persigue en esta segunda edición de AfroLatam?

David Baute

David Baute ( DB): Desde Canarias, continuamos estableciendo puentes dentro de la familia del documental de realidad, que busca en el Sur de la sensibilidad, razones para desarrollar proyectos singulares, en un espacio amable y cercano. Nuestro deseo es que distribuidores y commissioning editors acudan a Canarias dispuestos a explorar en nuestro catálogo de tesoros del documental social contemporáneo, actualizado cada año gracias a la cooperación con los productores independientes del cine de lo real, y especialmente a descubrir propuestas seductoras llegadas de África y Latinoamérica, que conformarán el atlas de la memoria del hemisferio sur, en los próximos años.

Una de las evidencias es el porcentaje alto de mujeres directoras en los proyectos seleccionados, ¿a qué lo achacan?

Alejandro Krawietz

Alejandro Krawietz (AK): La selección de proyectos se hace exclusivamente en función de su interés. La experiencia que tenemos en el ámbito del cine de realidad es que no hay un desequilibrio por género. Desconozco qué factores intervienen en otros festivales. En los que yo he participado es la calidad de los proyectos. No tengo una respuesta clara, salvo lo obvio, que es que son buenas creaciones.

A pesar de tratarse de continentes tan alejados, África y América, parecen dos mundos muy bien conectados, donde los creadores de ambas orillas coinciden en las temáticas a reflejar en sus trabajos, por ejemplo la inmigración? Qué reflexión les merece esta coincidencia?

DB: La vinculación entre estos continentes es histórica, y el flujo de personas hacia uno y otro lugar ha estado siempre vivo, por lo que la relación es más que evidente. Nuestra responsabilidad es la de ser trampolín para los productores y directores de estas regiones que buscan financiación, y generar así posibilidades para la realización de estas producciones necesarias. Esta travesía que germinó en nuestro festival, se desplaza de Sur a Sur, entre dos espacios tan ricos culturalmente como África y Latinoamérica, que tienen tanto que conversar y aportar al cine documental, y así exhibir propuestas ilustradas de su realidad.

Otra de las coincidencias entre las creaciones de África y Latinoamérica con causas sociales muy concretas, como el acoso infantil y juvenil, las guerras locales, el derecho a la mujer a decidir sobre su propio cuerpo y el aborto. ¿Es más producto de su selección o en general éstas han sido las temáticas que llegaron de todos lados? ¿Por qué?

AK: Lo que sucede es que África y Latinoamérica están en nuestro mundo, componen una parte muy importante del tejido de este momento. Y nunca en el mundo ha sucedido una tendencia hacia la unidad tan potente como ahora. Por lo tanto, en esa cercanía temática hay un claro reflejo de esa tendencia a la unidad del mundo y al relato de esa apisonadora en que se ha convertido occidente. Sin olvidar que es en esa cultura occidental en la que convergen los procesos desarrollados por la Ilustración alrededor del Contrato Social, y de la construcción de sociedades bajo el amparo de una moral, que evidentemente no siempre se cumple. Esa idea del bien común construida alrededor de un contrato social es el gran hallazgo occidental y el mecanismo de tabla rasa que permite establecer los ejes que constituyen el presente social en el que vivimos.

¿Existe, sin embargo, algunas características específicas que diferencien la forma de plantear cine documental entre Latinoamérica y África? ¿Cuáles serían las principales?

AK: Latinoamética y África forman parte del mundo y ese mundo conforma por diálogos unas maneras de contar. Hay tendencias convergentes sobre el centro del discurso, como los leguajes de medios de comunicación de masas, que marcan las tendencias y, de repente, en ese contexto, tanto en el ámbito del entretenimiento como de la cultura, aparecen fenómenos del uso del lenguaje que son comunes a todo el espacio de radiación en el que ese fenómeno se da. Y nunca ha habido un espacio más grande que este. Es un hecho y no podemos obviarlo. Pero frente a eso, el creador, la persona que construye el discurso cultural más avanzado es precisamente aquel que es capaz de con los mimbres de su tradición y su lenguaje es capaz de abrir fonteras y razar territorios y discursos nuevos.  En AfroLatam están este segundo grupo de películas. Hay diferencias que no solo se corresponden con cuestiones de identidad.  Hay unas grandes diferencias entre el cine uruguayo y el argentino, estando tan cerca. El cine brasileño y el mexicano…  El cine de observación está construido sobre miles de tradiciones, un lenguaje de lo real. Lo mismo pasa con el cine africano, donde el sudafricano no tiene nada que ver con el de Níger. Qué decir de la influencia del cine francés en Senegal o en el de Burkina Fasso… Las diferencias entre cine africano y latinoamericano están en todo el proceso y, sin embargo, podemos entender esas obras como pertenecientes a un género determinado, que es el cine de realidad. No se puede contestar esta pregunta a grandes trazos, si desenredar la madeja de lo local, las diferencias entre la expresión del cine en ambas orillas. En uestro caso, la realidad es la materia prima sobre la que opera el lenguaje. En ese sentido, no  hay muchas diferencias entre los modos de acción de los documentalistas o de los poetas, por ejemplo. Hay que nadar, construir una programación y una selección de proyectos que sean útiles, potentes, que sirvan para construir el lenguaje del cine documental del futuro a través de esas obras.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir