Africa 3.0

Argelia, el sopor de la espera

Argelia

Argelia continúa sin digerir el cambio político al que está abocada. El General Gaïd Salah, el hombre fuerte del derrocamiento del presidente Abdelaziz Bouteflika y del impasse tenso –perdón por el  oxímoron– que se está viviendo en los últimos meses, parece que se encuentra a gusto en el poder y pretende perpetuarse en su cúpula. Al menos esto es lo que piensan muchos argelinos que desconfían de los tejemanejes previos a las elecciones anunciadas para el 12 de diciembre próximo.

Como se recordará, inicialmente se habían anunciado para el cuatro de julio y su improvisación llevó enseguida a aplazarlas cuatro meses. Y, aún así, nadie confía en que al ritmo actual haya tiempo para prepararlas con el margen necesario para que se celebren con limpieza. El poder continúa en manos de los protagonistas del viejo régimen y las libertades imprescindibles para que las elecciones se celebren con garantías siguen estando limitadas; por el contrario, continúan produciéndose detenciones y amenazas.

Es difícil imaginarse que unos comicios promovidos y tutelados desde la poderosa y entrometida esfera militar que encabeza Salah ofrezcan garantías de limpieza desde su arranque. Los argelinos no se creen las declaraciones de buena voluntad y menos cuando siguen prodigándose muestras de que en la sombra se continúa amoldando la convocatoria para que el resultado se acomode a los deseos de quienes mantienen las riendas sin voluntad de soltarlas. Entre la población cansa ya el sopor que causa la espera en la desconfianza.

Y para demostrarlo, muchos millares de personas salen a las plazas y calles todos los viernes a protestar por lo que está ocurriendo y alertar de su resistencia a lo que pueda ocurrir. Aunque la prensa internacional se ocupa menos, las manifestaciones de los viernes ya se han convertido en tradición. Comenzaron contra el propósito oficial de perpetuar a Bouteflika en el poder a pesar de llevar ya veinte años y de desempeñarlo desde la incapacidad física. Consiguieron su propósito inicial, pero, ante las maniobras de su entorno para cambiar de forma que todo siguiera igual, no han desistido.

Llevan ya cuarenta semanas concentrándose cada viernes en las principales ciudades de Argelia reivindicando la libertad y democracia que sistemáticamente se les niega. En las semanas anteriores, la participación había decaído, pero a la vista de que el cambio prometido no se vislumbra, estos últimos viernes han vuelto a ser tumultuarias. El Gobierno provisional ha movilizado a millares de militares para mantener el orden y con ello reprimir de forma violenta a los cabecillas, muchos de los cuales han pasado por los calabozos.

Varios han estado detenidos y otros lo continúan estando. No se les puede acusar de nada grave, aunque las acusaciones se inventan o se agrandan. A favor de las protestas hay que señalar que a pesar de haber movilizado a muchos millones de personas y de haber canalizado el malestar del grueso de la ciudadanía, no ha habido que lamentar víctimas.  También es curioso que apenas haya líderes conocidos promoviendo las protestas. Las manifestaciones se convocan a través de las redes sociales y enseguida se expanden por todo el país.

Mientras tanto, algunos partidos y dirigentes han empezado a preparar candidaturas para aprovechar el resquicio que la convocatoria pudiera abrir. El primer político que ha anunciado su candidatura es Addelkader Bengrimo, antiguo ministro de Turismo. Aunque se presenta como un candidato no comprometido con el pasado, la realidad es que formó parte del entramado familiar afín que mantenía en su cargo a Bouteflika. No tiene mala imagen, pero tampoco despierta expectativas. Algunos le ven próximo a los movimientos islamistas sin pruebas evidentes. Y la religión sin duda alguna jugará un papel importante si la convocatoria llega a celebrarse.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir