3.0 Opinion

Tres muertes de enero

La muerte no hace prisioneros y este mes de enero se ha llevado por delante a tres personajes que mucho o poco han rozado por nuestra vida. El primero de ellos es un veterano periodista al que la enfermedad tenía apartado de su profesión desde hacía muchos años: Manuel Leguineche. Un vizcaíno amante de la Alcarria con un espíritu aventurero indomable que le llevó a cubrir desde la guerra de Vietnam, la revolución sandinista o el conflicto del Líbano por citar unos pocos.

camino-mas-cortoLa muerte no hace prisioneros y este mes de enero se ha llevado por delante a tres personajes que mucho o poco han rozado por nuestra vida. El primero de ellos es un veterano periodista al que la enfermedad tenía apartado de su profesión desde hacía muchos años: Manuel Leguineche. Un vizcaíno amante de la Alcarria con un espíritu aventurero indomable que le llevó a cubrir desde la guerra de Vietnam, la revolución sandinista o el conflicto del Líbano por citar unos pocos. A finales de los 70, leí uno de sus libros “El camino más corto” sobre sus peripecias como corresponsal por medio mundo. El libro es un relato de aventuras hoy en día inimaginable. Poco después, junto a Jesús Torbado, publicó “Los Topos” la estremecedora historia de muchos perdedores de la guerra civil española que vivían escondidos en sus propias casas por temor a las represalias y que sólo salieron a la luz tras la muerte del dictador 40 años más tarde. Tengo un buen recuerdo de otras de sus `publicaciones como “Filipinas es mi jardín”, o “ Annual 1921…”. Lo más significativo de la muerte de Manu, como le conocían sus amigos, es que en esta profesión tan cainita todo han sido elogios para Leguineche, tanto en lo personal como en lo profesional.

La parca también se llevó por delante a Blas Piñar, personaje que a lo más jóvenes no les dirá nada pero a quienes vivimos los últimos años de la dictadura y la transición sí nos trae recuerdos y no precisamente buenos. Adalid de la ultraderecha más montaraz, Blaspi, como le denominábamos en aquellos año era un franquista acérrimo a quien no puede achacársele haber cambiado de bando o de guión. Era franquista hasta la médula, contrario a la democracia y a las autonomías y sus cachorros de la formación política que fundó, Fuerza Nueva, eran expertos en el manejo de la violencia callejera como argumento político. A buen seguro que habrá división de opiniones sobre su figura.

Y por último Pete Seeger, cantante izquierdista norteamericano e icono de la defensa de los derechos civiles en su país que militó en el partido comunista aunque luego derivó en reivindicador de causas ecologistas. Reconozco que no soy muy amante del folk pero Seeger consiguió influenciar a gente como Bob Dylan, Joan Báez o Bruce Springsteen,  que cantaron muchas veces sus canciones, como “Turn, turn, turn”, “ This land is my land” o “ We shall overcome”. En su banjo lucía esta leyenda: Este instrumento atrapa el odio y le obliga a doblegarse.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir