Reportajes

Cuando ahorrar es sólo cuestión de querer hacerlo

¿Es posible ahorrar millones de euros a las arcas del Estado sólo cambiando una suite ofimática (conjunto de aplicaciones que se usan generalmente en entornos de trabajo para crear, editar, imprimir, escanear, etc. archivos y documentos) como Office de Microsoft por Open Office de Apache?

Evidentemente la respuesta es afirmativa. Esto se debe a que Microsoft exige el pago de una licencia a cambio de usar su software, algo que no ocurre cuando usamos OpenOffice, LibreOffice o GoogleDocs, por ejemplo, alternativas al software desarrollado por los chicos de Redmond, pero, en este caso considerados “open source” o de “código abierto”, es decir, desarrollados y distribuidos de forma libre y gratuita.

@zurcodracir  |  blogzurcodracir.wordpress.com

open_office_logo

¿Es posible ahorrar millones de euros a las arcas del Estado sólo cambiando una suite ofimática (conjunto de aplicaciones que se usan generalmente en entornos de trabajo para crear, editar, imprimir, escanear, etc. archivos y documentos) como Office de Microsoft por Open Office de Apache?

Evidentemente la respuesta es afirmativa. Esto se debe a que Microsoft exige el pago de una licencia a cambio de usar su software, algo que no ocurre cuando usamos OpenOffice, LibreOffice o GoogleDocs, por ejemplo, alternativas al software desarrollado por los chicos de Redmond, pero, en este caso considerados “open source” o de “código abierto”, es decir, desarrollados y distribuidos de forma libre y gratuita.

Estos programas no son nada novedosos. Por poner un ejemplo: OpenOffice lleva en el mercado mucho tiempo, para ser más concretos desde el año 2002. Sin embargo, son muy pocos los gobiernos que han apostado hasta ahora por alternativas gratuitas como las ya mencionadas para desinflar sus presupuestos, en muchas ocasiones desorbitados, y los de sus administraciones.

Como publicaba hace unos días el diario británico The Guardian, probablemente uno de los primeros gobiernos centrales de Europa en apostar fuerte por la implementación de software libre en su administración sea el británico, pues está decidido a acabar con la dependencia existente hacia lo que han denominado el “pequeño oligopolio que domina el mercado” de los proveedores de sistemas ofimáticos, dígase Microsoft.

Para ello, desde el Ministerio de la Presidencia del país anglosajón, han tomado la determinación de apostar por programas como Google Docs y OpenOffice como alternativas a los productos desarrollados por Microsoft Office (Word, Excel, PowerPoint, etc.).

Lo que se persigue con este cambio es ahorrar al sector público un gasto más que considerable, sobre todo, teniendo en cuenta los 220 millones de euros que lleva gastado el gobierno británico en licencias desde el año 2010. Un dinero que podrían haber destinado a otras partidas de haber utilizando cualquiera de las alternativas gratuitas existentes.

Munich y la gendarmería francesa también han apostado por el software libre.Sin embargo, este no es el primer caso en Europa en el cual un Gobierno pretende llevar a cabo una reforma de los recursos ofimáticos de la administración con el fin de ahorrar costes. En la ciudad de Munich se lleva apostando por el “open source” desde el año 2012, cuando se aprobó en su alcaldía abandonar el sistema operativo Windows por una de las muchas distribuciones existentes en el entorno GNU/Linux, en este caso la elegida fue Lubuntu.

Gracias a estos cambios, han logrado ahorrarse 15,52 millones de euros repartidos entre 15.000 licencias de Microsoft Office y 7.500 de Windows, destinando las dotaciones previstas al pago de dichas licencias a otras necesidades de la ciudad bávara.

En Francia nos encontramos un caso muy parecido. La policía francesa ha apostado por la utilización de software libre y gratuito desde hace ya diez años. Su primer paso fue sustituir Microsoft Office por OpenOffice y cuatro años más tarde, sustituyeron Windows XP por Ubuntu, quizás la distribución de GNU/Linux más extendida, ahorrándose hasta la fecha más de 50 millones de euros en los presupuestos del Estado, lo que ha implicado, según los cálculos de la propia gendarmería, un ahorro del 40% en el pago de licencias.

Si este ahorro considerable en los presupuestos del Estado y de las Comunidades Autónomas es posible, ¿por qué más gobiernos no apuestan por la implementación del software libre en la administración pública? ¿Un modelo como el de la ciudad de Munich podría llevarse a cabo, por ejemplo, en Canarias? ¿Para ahorrar es necesario querer hacerlo o quizás eso no basta?

@zurcodracir  |  blogzurcodracir.wordpress.com

Ricardo-Cruz-Peña

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir