Cultura

30 Aniversario de ATAÚD VACANTE

– ¿Qué haces este San Valentín?

– Y yo qué sé.

– Tranquilo, que yo te lo digo, vamos a ver a Ataúd Vacante.

Así supe que por San Valentín tenía una cita llena de romanticismo y pasión.

Si necesitas que te cuenten quién es Ataúd Vacante y lo importante que han sido, son y serán para la música de estas Islas es que, o tienes menos de 30 años o la música te interesa tanto como la política internacional a un perro.

[himage]

AtaudVacanteCartel

AtaudVacanteCartel2

[/himage]

– ¿Qué haces este San Valentín?

– Y yo qué sé.

– Tranquilo, que yo te lo digo, vamos a ver a Ataúd Vacante.

Así supe que por San Valentín tenía una cita llena de romanticismo y pasión.

Si necesitas que te cuenten quién es Ataúd Vacante y lo importante que han sido, son y serán para la música de estas Islas es que, o tienes menos de 30 años o la música te interesa tanto como la política internacional a un perro.

Ataúd Vacante es la banda por la que muchos de los de mi generación, aquellos que empezamos a estar más cerca de los 40 que de los 30, descubrimos la potencia que puede tener un concierto. Es imposible saber a cuántos conciertos fuimos, a cuáles fuiste de verdad o crees que así fue por la cantidad de veces que los colegas te han contado cómo fue.

Con motivo del 30 aniversario de su debut en una sala del Puerto de la Cruz, Ataúd Vacante nos regalaba un regreso a la adolescencia que no teníamos muy claro si íbamos a ser capaces de digerir. Reunión de amigos señalada en el calendario con la relevancia con la que con 10 años señalabas los cumpleaños, con los 18 el primer festival o ahora mismo la salida del trabajo un viernes precedido por una noche de jueves agitada.

Con la formación básica (Silver a la voz, Fafe a la guitarra y Pistol a la batería), junto con uno de los bajistas más míticos de la banda, Manolo el Máquina y con todo el papel vendido con días de antelación –hubo concierto al día siguiente (¿alguien lo dudaba? ¿reunión de Ataúd para 300 personas y no se iba a llenar?)- se presentaban en el Espacio Cultural Aguere, con el ambiente lo etílicamente caldeado que la cita merecía.

Inicio de concierto sin paños calientes, son los acordes de En facturation los que nos dan la bienvenida. La primera impresión es buena, muy buena. La sala que tenemos en La Laguna es un gusto para todo conciertero. Silver no para de saltar, Pistol es un metrónomo perfecto, el Máquina otorga la solidez necesaria, complementada con la potencia y brillantez de la guitarra de Fafe. El Ataúd está pulimentado y bien lustrado. La comunión banda-público es total.

Tras varios temas, llega uno que para el que escribe es un himno: Mi hobby es matar, que viene seguido de Rico, donde se vive uno de los momentazos de la noche, la participación del público a las voces –Silver cedió el protagonismo a la audiencia-en Rico. Nos dejamos la voz. No hay duda. Tema tras tema –sonaron 28, que se dice pronto, pero se suda mucho- la maquinaria Vacante no deja de avanzar sin dejar ni un solo herido en el camino. Esta noche todo son sonrisas, empujones, abrazos y coros. No recuerdo ni una sola mala cara en toda la sala. Mediado el concierto, aquello ya era una colección de momentos álgidos . Personalmente flipé con No es amor -¿esa letra estaba escrita para esta noche, Silver?-. Llegado un momento tuve que reconocer mi preabuelismo y dejar la zona de guerra para cerveza en mano disfrutar del resto del concierto.

[himage]

Fafe-(Plaza-del-cristo)

Fafe-(Plaza-del-cristo2)

[/himage]

Resaltar a la joven guitarrista que acompañó a la banda en varias canciones, y que cumplió el sueño de muchos: tocar con Ataúd sobre un escenario.

Hubo momento amor valentiniano con la suelta de globos con forma de corazón, instante que fue recibido con más risas que aplausos, dato que revela la cordura mental de los asistentes.

Para terminar una ración de temazos como San Papusio, Subiremos al cielo -a mi lado alguien gritaba: “yo ya estoy en él, quiero diversión”- y para terminar otra de esas canciones que llevas grabada en el ADN, Tú seré. Y luego abrazos y buenos deseos en el bar del Aguere.

Noche redonda que dejó más que satisfecho al que les cuenta esta crónica. Y como nos cantó Silver: “ni adrede subiremos al cielo, nos quedamos, quiero diversión”.

Entonces, nos quedamos, ¿no?

@afirmativot

1 Comentario

1 Comentario

  1. Ivan

    21 febrero, 2014 en 09:36

    Que buena crítica la de nuestro amigo Ricardo. Pedazo de grupo, de noche, de amigos. Viva el rock y la cerveza.

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir