Luis Aguilera

Las muñecas de Barbie

En el colectivo, digo, en el autobús, esto, quiero decir en la guagua (por fin voy a ser políglota aunque de un mismo idioma), la chiquilla que viajaba justo en la banca anterior, de pronto se da la vuelta, se arrodilla, se aferra al espaldar y me mira. De inmediato la madre la obliga a sentarse de nuevo. Es en este breve instante que veo sus labios pintados de un pálido rosa y las pequeñas uñas de un verde nacarado con pigmentos dorados. Coincidimos en la parada, de modo que me apeo y las ayudo a bajar. Descubro entonces que además lleva una remera, perdón, una camisilla de un rosa intenso, estampada a pecho completo con la cara de Barbie, más un pequeño bolso terciado, decorado claro está con dibujos temáticos y, a riesgo de equivocarme, las zapatillas también llevaban su marca.

barb2

En el colectivo, digo, en el autobús, esto, quiero decir en la guagua (por fin voy a ser políglota aunque de un mismo idioma), la chiquilla que viajaba justo en la banca anterior, de pronto se da la vuelta, se arrodilla, se aferra al espaldar y me mira. De inmediato la madre la obliga a sentarse de nuevo. Es en este breve instante que veo sus labios pintados de un pálido rosa y las pequeñas uñas de un verde nacarado con pigmentos dorados. Coincidimos en la parada, de modo que me apeo y las ayudo a bajar. Descubro entonces que además lleva una remera, perdón, una camisilla de un rosa intenso, estampada a pecho completo con la cara de Barbie, más un pequeño bolso terciado, decorado claro está con dibujos temáticos y, a riesgo de equivocarme, las zapatillas también llevaban su marca.

Lo que parecía un encuentro intrascendente, que en realidad lo fue, en estos tiempos flojos de tema que tenemos a ratos los pensionados, me sirvió como material para reflexionar sobre lo que encarnaba esta pequeña que difícilmente superaba los cinco. Vivimos épocas del no-pensamiento y pocas veces nos detenemos a pensar sobre estos fenómenos uniformadores y gregarios que atraviesa el marketing global. A ojo de observador superficial, madre e hija pertenecían a una clase media baja, que es la mejor de las clases sociales y con la que, a mucho honor, convivo. Si traigo esta referencia socioeconómica es para significar la penetración y, por tanto, la capacidad que ha alcanzado la cultura del mercado para imponer comportamientos y necesariamente decisiones de compra. Por experiencia de padre y de abuelo, nada de la Barbie resulta barato. Qué esfuerzo por pertenecer al rebaño y en este sentido me incluyo.

Con este rollo en mente acudí al dios Internet (el que todo lo sabe y todo lo ve) en busca de más noticias sobre la Barbie. Así me entero de que su nacimiento data de 1959 y me sorprendo al pensar que yo era aún un pibe, quiero decir, un chaval. Y más sorpresa me causa que prestigiosas universidades se hayan ocupado de calcular su masa muscular, si por sus medidas antropométricas sufre de anorexia y de cómo sería si la hubieran creado en el cuerno de África (aunque tiene una versión oscurita) o la hubiera parido un cuento chino de Mao. Lo que no encontré fue el estudio psiquiátrico de su personalidad. Es una pena. Comprobaríamos que a lo mejor es justamente vivir y convivir con el no-pensamiento.

En consonancia con lo anterior vuelvo a la nena del autobús. En la prehistoria de la Barbie, las chiquillas como ella jugaban con muñecos en estado post-natal y tenían, si lo tenían, un único vestidito y un solo accesorio, generalmente la mamadera, biberón o tetero. De alguna manera, jugando se les anticipaba el destino ineludible para el que habían nacido y su papel de mayores: la maternidad y por extensión el de ama de casa. La Barbie, me atrevo a conjeturar, cambió ese prematuro futuro y le dio un giro espectacular al juguete como creador de identidad. Como un espejo se devoró a la niña y la incorporó al mundo de la esplendorosa, bella y despreocupada juventud. La Barbie en realidad no es una muñeca, es un modelo a seguir. Sus tetas, su perfil de belleza estadounidense, rubia y de ojos azules, es también la chica exitosa y rica que todo lo tiene: multitud de accesorios, abundante ropero con diseño de moda, y entiendo que hay casas, autos, yates y novios que llevan su impronta.

Lo anterior me lleva a preguntar si la Barbie ha terminado por convertir a la niña en Barbie o, lo que es peor, en muñeca de Barbie. Si no acortó o directamente eliminó su infancia. La celebración de los 15, en esos tiempos remotos, consistía precisamente en una suerte de autorización para que las chicas pudieran pintarse labios y uñas, usar tacos altos, incluso seducir y buscar el amor. Se hacía mujer. Sobre este cambio no tengo una opinión formada. Lo que me parece lamentable es que haya un solo modelo a seguir. Y que ese modelo justamente represente también el modelo de vida y de consumo que nos viene de arriba. No voy a caer en la tentación extrema de afirmar que la Barbie fue diseñada por la CIA. Pero qué duda cabe que, colonizada la mente, a sus usuarias las pone desde temprano a su lado. Como en los chicos los videojuegos exaltan y hacen apología de la violencia tecnológica que hace poderoso y, en consecuencia, admirable al imperio.

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir