3.0 Opinion

Títere sin cabeza

-¡Oye, Maruca! Tengo un chisme que cuando te lo cuente no te vas a creer.
-¿Qué me dices? Cuenta, cuenta.
-Resulta que María, la hija de Juan el de Carmita, se separó del marido.
-¿Qué estás hablando, mujer? Pero si hace nada se fueron de vacaciones juntos y todo. Algo grave tuvo que pasar ahí.
-Pues resulta de que la vieron en la romería de Tegueste abrazada y de restregones con un maromo.
-¡Ay mi cabeza!

140330-FOTO-NIEVES-GLEZ-ARROCHA

-¡Oye, Maruca! Tengo un chisme que cuando te lo cuente no te vas a creer.

-¿Qué me dices? Cuenta, cuenta.

-Resulta que María, la hija de Juan el de Carmita, se separó del marido.

-¿Qué estás hablando, mujer? Pero si hace nada se fueron de vacaciones juntos y todo. Algo grave tuvo que pasar ahí.

-Pues resulta de que la vieron en la romería de Tegueste abrazada y de restregones con un maromo.

-¡Ay mi cabeza!

¡Ains!, si supieran que María estaba en Lanzarote de todo incluido… ¡Cómo nos gusta! Disfrutamos compartiendo los pormenores de la vida de los demás, sobre todo de los conocidos o de las personas más cercanas. Esas charlas unen, hacen familia, determinan que estés en un grupo o en otro. Al final, un chisme no es otra cosa que hablar a espaldas de otro lo que eres incapaz de decirle o preguntarle a la cara. Vamos, más o menos el 60% de nuestras conversaciones. Participar en esta charla y compartir información sobre otros nos libera. Comentar lo que hizo fulanita o lo que dejó de hacer menganito no se sabe por qué razón, pero satisface. Quizás es mucho más fácil y genera menos ansiedad hablar de los problemas de los demás. Al fin y al cabo, a nosotros ni nos va ni nos viene. Y es que yo no lo niego, a mí también me gusta un buen chisme. Va en mi ADN palmero. Un cotilleo en la intimidad, en esos gabinetes de crisis entre amigas, ese compartir la información sobre lo que te ha pasado durante el día, y claro, eso también incluye el devenir de la vida de la gente a tu alrededor. Una vez se hace el recuento cercano, pasas a la vida de algún famoso. Saber que Íker Casillas y la Carbonero esperan un hijo, o si a Paquirrín le darán la custodia del suyo. Son asuntos recurrentes en estos casos, aunque de entrada te pille de lejos. Da tanto jugo que entretiene.

Si bien este tipo de rumores son inofensivos, no nos olvidemos que hay otros que son oscuros. Verdades a medias, realidades distorsionadas de manera desmesurada o mentiras enteras. Esos se utilizan para sentir la superioridad sobre el otro. Se regalan en público sin importar el daño que pueden causar a la persona implicada. Aturden, hieren. Murmullos que no llevan nada bueno y que pueden acabar con una amistad, una relación o un puesto de trabajo. Ante ellos no puedes hacer nada, son imparables. Corren como la pólvora, sin descanso ni piedad alguna.

Así que, si yo fuese María, la hija de Juan el de Carmita, el próximo año iba a la romería de Tegueste, que lo mismo el maromo le toca algo. Aunque puede ser que esta vez la vean en alguna calita de Lanzarote tomando el sol con otro.

@Nievesarrocha

.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir