3.0 Opinion

Plano secuencia

Salí de mi envoltorio de sábanas blancas, del sobre, en torno a las nueve de la mañana y, tras hacer lo que toca en estos casos, sobre todo atender el aseo, me dirigí a la puerta del portal para, después de mirar arriba y abajo, cruzar la calle y entrar en el bar de los amigos del Veracruz, de Andrés y de Mari, donde me pillé mi zumo habitual de naranja y un buen café cremoso. Y todo esto antes de ponerme en orden, de colocar todos los artilugios en mi cuerpo, lo que incluye señal sonora de Radio 3 en el móvil y sonido en mis cascos, para acto seguido llegar al puente de acero encima del barranco de Santos, el lugar en el que a menudo inicio mi rutina, que, por lo que luego les voy a relatar, no es siempre rutina, sino que a veces se convierte en una auténtica caja de sorpresas. Fue justo lo que me pasó esta vez, a partir de las diez y media, más o menos, y con un sol que ya empezaba a ser de justicia…

Salí de mi envoltorio de sábanas blancas, del sobre, en torno a las nueve de la mañana y, tras hacer lo que toca en estos casos, sobre todo atender el aseo, me dirigí a la puerta del portal para, después de mirar arriba y abajo, cruzar la calle y entrar en el bar de los amigos del Veracruz, de Andrés y de Mari, donde me pillé mi zumo habitual de naranja y un buen café cremoso. Y todo esto antes de ponerme en orden, de colocar todos los artilugios en mi cuerpo, lo que incluye señal sonora de Radio 3 en el móvil y sonido en mis cascos, para acto seguido llegar al puente de acero encima del barranco de Santos, el lugar en el que a menudo inicio mi rutina, que, por lo que luego les voy a relatar, no es siempre rutina, sino que a veces se convierte en una auténtica caja de sorpresas. Fue justo lo que me pasó esta vez, a partir de las diez y media, más o menos, y con un sol que ya empezaba a ser de justicia…

Reproducción de El grito, cuadro de Eduard Munch.

Reproducción de El grito, cuadro de Eduard Munch.

 

Así que tiré a dar pata y fue entonces cuando pensé en hacer este plano secuencia, una grabación visual que se inicia con el señor del libro de los infinitos pasatiempos protegido del sol, donde siempre y como siempre, y que conecta con el señor talludito que algunas mañanas desayuna o almuerza fuera de hora en uno de los tantos bancos del parque, con todas sus bolsas plásticas y algo de comida, las que remueve y de las que logra sacar algo, cada vez menos, y luego prosigue por la explanada del recinto, donde unos chavales en vez de desayunar o tirar de tentempié se lían varios porros para luego ir más contentos y risueños a hacer prácticas a la empresa pública que tiene su sede algo más abajo, de cuyo nombre me acuerdo pero, por respeto a esos jóvenes amantes del hachís, ni menciono, y claro, todo esto en la vuelta inicial, y en la siguiente, y en la otra…, hasta que me da por parar junto al señor talludito, esto por mi condición de periodista, para decirle, con mucho respeto, si era capaz de contarme su historia, y esta fue la experiencia:

-Buenas… Perdone, señor, pero es que soy periodista y he pensado, como siempre lo veo por aquí, solo en el parque y con sus desayunos o almuerzos a destiempo, que quizá le apetezca contarme su historia. Soy periodista y curioso, y por eso tengo cierto apetito, con perdón, por conocer su trayectoria. ¿Qué le parece a usted?

-… ¡Ejem! Gracias por su invitación, pero mi historia está contada día tras día en infinitos titulares de prensa y en los telediarios. Yo soy un desahuciado más, un indigente más, un sin techo más, un parado más, un ciudadano sin blanca, una persona que espera operación quirúrgica… Un ser sin esperanza alguna. Esta es mi historia. Hace tiempo que no soy nadie.

-¡Ah!, perdón…. ¿Lo puedo ayudar en algo?

-Sí. No pregunte más. Su única ayuda es que contribuya a cambiar las cosas.

Seguí corriendo sin parar… Cambiar las cosas, cambiar las cosas… El mensaje no me lo quitaba de la cabeza.

@gromandelgadog

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir