3.0 Opinion

Los cayucos de petróleo

Desde finales de los noventa, fuimos muchos los que relatamos la llegada desde África de hombres, adolescentes, niños, madres, embarazas, bebés nacidos en el desierto y en las barcas, en plena travesía. 90 kilómetros separan el punto más cercano de Canarias del gigante continente vecino.

Ahora, de esas mismas costas africanas también llegan majestuosas plataformas petrolíferas, rascacielos que surcan los mares y horadan el fondo marino para que podamos seguir conduciendo, teniendo luz, teléfono, agua caliente, cocinar y hasta las bolsas con las que llevar la compra a casa. Todo es petróleo.

Los-cayucos-de-petróleo

Desde finales de los noventa, fuimos muchos los que relatamos la llegada desde África de hombres, adolescentes, niños, madres, embarazas, bebés nacidos en el desierto y en las barcas, en plena travesía. 90 kilómetros separan el punto más cercano de Canarias del gigante continente vecino.

Ahora, de esas mismas costas africanas también llegan majestuosas plataformas petrolíferas, rascacielos que surcan los mares y horadan el fondo marino para que podamos seguir conduciendo, teniendo luz, teléfono, agua caliente, cocinar y hasta las bolsas con las que llevar la compra a casa. Todo es petróleo.

Al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y al Cabildo de Tenerife se les llenó la boca solicitando y apoyando oficialmente, casi bendiciendo y rogando, que llegaran al puerto de la capital plataformas petrolíferas, con el convencimiento de que, de esta manera, Santa Cruz se beneficiaría de las  tasas y actividades portuarias, de las compras y alojamientos de sus tripulaciones y de los trabajos propios de astilleros (que ahora no hay en activo). Podíamos llamarlo efecto culo veo culo quiero, ya que el puerto de la Luz y de Las Palmas (en la vecina isla de Gran Canaria, rival clásica de Tenerife) se ha consolidado como la potente base del Atlántico para estos trabajos y las plataformas forman parte de su facturación más sustanciosa.

El caso es que hace unos días llegaron tres de estas enormes plataformas al puerto de la capital chicharrera y al alcalde José Manuel Bermúdez (que, al menos en estos tres años, ha demostrado ser un bluff, hundiendo las expectativas de voto de los nacionalistas en uno de sus principales feudos) no se le ocurre otra cosa que protestar airadamente porque están atracadas en el frente de la ciudad, afeándolo, y exige su retirada a otros diques. Ah, quizás era puramente circunstancial, pero su protesta coincidió con la manifestación antipetrolera del sábado.

Lo cierto es que ver de cerca estas gigantescas estructuras ha hecho reflexionar a una parte la población de Tenerife y sus responsables, una isla muy alejada de los puntos de prospección marcados. Como en su momento ocurrió con los cayucos. Ni puto caso por parte de las autoridades hasta que no murieron y desembarcaron a sus propios pies, hasta que los vieron frente a frente, no por la tele, los olieron, los atendieron (con guantes y mascarillas), los hacinaron, los deportaron y, a los menos afortunados, los enterraron.

En Las Palmas de de Gran Canaria (y en cualquier puerto del mundo) las plataformas forman parte de la fauna común surgida de la prodigiosa cabeza de los ingenieros navales. Aquí no, aquí, por lo visto, ensucian y afean el paisaje (un skyline que dirían los modelnos, de risa, al que acaban de plantar cuatro palmeras –con césped, para ahorrar agua- y en el que hasta hace dos días no existía ni carril bici) y al parecer, ahuyenta a los cruceristas, y no nos dejarán sus inmensas fortunas. En estos tres años, es el único punto que han encontrado en común el alcalde y la ganadora de las elecciones, Cristina Tavío (del PP), como todo el mundo sabe, expertos paisajistas.

Un puerto es lo que es, ni más, pero tampoco menos… Con sus barcos, yates, veleros y plataformas.

De seguir así, llegara un día (y no tan lejano) en que Bermúdez (que con actitudes como ésta, más parece el relaciones públicas de un escenario de cartón piedra) detecte que los pedos, los sobacos y el aliento de quienes le rodean también afecta al paisaje de la ciudad… Y pedirá su traslado. Atentos.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir