3.0 Opinion

Una tarde cualquiera

Coro pescado, de Ana Vigueras.

Tres amigos y la tarde del viernes. Panza de burro y estío como excusa para acercarse a la costa del norte de la isla. La brisa del mar despunta maresías que empapan el alma. Ni el emisario submarino, ni la peste de la capital, ni la zozobra que dejan en nuestras conciencias quienes nos gobiernan sin pasión, pueden con tres almas dispuestas a compartir mesa, pensamientos, miradas y complicidades. Al acabar, la vida se ve de otra manera.

Coro pescado, de Ana Vigueras.

Coro pescado, de Ana Vigueras.

1 cerveza

2 botellas de listán blanco seco

1 ración de camarones

1 ración de morena

1 ración de cabrillas

1 ración de chicharros

2 raciones de papas arrugadas y mojo canario

2 cafés solos

1 café americano

Tres amigos y la tarde del viernes. Panza de burro y estío como excusa para acercarse a la costa del norte de la isla. La brisa del mar despunta maresías que empapan el alma. Ni el emisario submarino, ni la peste de la capital, ni la zozobra que dejan en nuestras conciencias quienes nos gobiernan sin pasión, pueden con tres almas dispuestas a compartir mesa, pensamientos, miradas y complicidades. Al acabar, la vida se ve de otra manera.

-En un cuarto de hora como yo en mi casa -clama el amigo Vicente, y mira la hora que es ya.

Cuando el tiempo se regala con sinceridad y buen hacer no se tiene conciencia. La dinámica es disfrutar de la conversación, de la presencia del otro en armonía. La conversación cruza cauces inesperados sin dejar de sorprender. Cada momento se vuelve único, hay giros inesperados, nuevas revelaciones, antiguos sentimientos. Y no importa si se repite el mismo tema, nos gusta recrearnos, como los niños cuando les repiten una y otra vez el mismo cuento. Se tocan todos los palos: las historias de antaño, la anécdota más entrañable, la cruda política, ideas y ocurrencias, el amor por los nuestros… Se discute enzarzadamente, se ríe hasta las lágrimas. Luego hay ocasiones para compartir el silencio y beber del paisaje. También hay momentos para saborear el plato, para deleitarse con la cremosa papa y el crujir del chicharrón de pescado, para regar el ánima con los aromas florales del listán. Se respira en paz.

Al partir con la barriguita llena no deja uno de pensar en el corazón contento. Sabio refranero. El conjuro de los elementos provoca la satisfacción, el placer de los sentidos. Por unos instantes logra uno reconciliarse con el ser humano para volver a creer e intentarlo de nuevo. Vamos allá, porque tanta mierda asusta y acojona. Menos mal que uno goza de estos momentos…

¡Ay mi madre! Y mañana más, que vamos a ver a doña Carmen y a don Manuel con los muchachos, que hay ganas de reír y pasarlo bien, ¡qué golferío! ¡Seguimos!

                  @cesarmg78

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir