3.0 Opinion

Al final del camino

Se había sentado. Pensó que ya no podía más. Tenía mucho calor. Apenas podía respirar. Estaba sedienta y su estómago tenía un nudo hecho de dolor y hambre. Gotas de sudor en el canalillo y su melena caía mojada sobre sus hombros casi esqueléticos. No aguantó y dejó caer las rodillas en la tierra. Detrás de ellas fue su cuerpo entero, casi a plomo. Se había rendido y allí pensó morir. No se había imaginado así su final pero se dejó vencer. Le pudo más la mente que el cuerpo y eso había sido su condena.

See Emily play, de Emiliy Rising.

See Emily play, de Emiliy Rising.


Se había sentado. Pensó que ya no podía más. Tenía mucho calor. Apenas podía respirar. Estaba sedienta y su estómago tenía un nudo hecho de dolor y hambre. Gotas de sudor en el canalillo y su melena caía mojada sobre sus hombros casi esqueléticos. No aguantó y dejó caer las rodillas en la tierra. Detrás de ellas fue su cuerpo entero, casi a plomo. Se había rendido y allí pensó morir. No se había imaginado así su final pero se dejó vencer. Le pudo más la mente que el cuerpo y eso había sido su condena.

Allí tirada, lamentándose por la situación, esperaba que alguien pasara, que alguien la viese y ayudase a levantar, o mejor aún, que la cogiesen en brazos y la llevasen a un lugar seguro. Pero por allí pasaba muy poca gente, y los que lo hacían simplemente la miraban lamentando su suerte y continuaban su camino.

Llevaba ya días andando sin parar, o quizás meses, y apenas había sentido el cansancio en sus huesos hasta ese momento. Iba llena de ilusiones, porque qué coño, quién dijo que de ilusiones no se puede vivir. Al fin y al cabo, es la ilusión lo que te hace continuar. Seguir adelante. Hacía lo que su corazón le dictaba, se dejaba llevar por la intuición y la improvisación. Y esa mezcla de locura y sinrazón la habían llevado a ese hermoso camino. Ese que ahora le estaba traicionando.

Tumbada y dolorida, sintiendo la tregua de las lágrimas mojando sus labios secos y cuarteados, comenzó a recordar la fuerza que la llevó a emprender aquel viaje. Se sintió orgullosa. Sonrió mientras a lo lejos veía el amanecer de un nuevo día. Cerró los ojos, se puso en pie.

 

@Nievesarrocha

1 Comentario

1 Comentario

  1. jose antonio

    27 julio, 2014 en 22:31

    Magnífico, Nieves.

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir