3.0 Opinion

Hasta que la muerte nos separe

Podrá nublarse el sol eternamente;

podrá secarse en un instante el mar;

podrá romperse el eje de la Tierra

como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte

cubrirme con su fúnebre crespón!

pero jamás en mi podrá apagarse

la llama de tu amor.

Podrá nublarse el sol eternamente;

podrá secarse en un instante el mar;

podrá romperse el eje de la Tierra

como un débil cristal.

 

¡Todo sucederá! Podrá la muerte

cubrirme con su fúnebre crespón!

pero jamás en mi podrá apagarse

la llama de tu amor.

Amor eterno (Bécquer)


Frank Dicksee 1884.

Frank Dicksee 1884.

¡Qué hermoso! Fíjate qué cosas leía de pibita. Descubrí a Bécquer en el instituto, me pareció fascinante su forma de reflejar los sentimientos, y desde entonces comencé a alimentar esa creencia de amor puro, fuerte, sin fronteras ni límites, eterno… Ese amor que llegada una edad te das cuenta de que no es tan idílico. Poetas y escritores de la historia dejaban constancia a través de sus obras de lo que significaba amar de verdad a otra persona, y a la vez confirmaban mi teoría sobre la existencia del amor. Y así fui inundado mi adolescencia de los grandes clásicos que en la actualidad probablemente serían vistos de otra manera. Romeo y Julieta que fueron capaces de llegar hasta la muerte.

Esto hoy en día no ocurre ni de bromita, como pensaron en un primer momento, ahí te quedas si te mataste bobito. O como la bella Isolda, que se enamoró de Tristán, hombre que dio muerte a su hermano. Que quieren que les diga, valoren ustedes mismos, pero yo a este me lo hubiese comido con papas desde el primer minuto en el que me entero de la verdad. Hamlet y Ofelia; don Quijote y su adorada Dulcinea; Gara y Jonay; no habría maneras de solucionar el conflicto familiar sino tirándose al vacío. Y así podríamos seguir nombrando algunas obras más en las que el amor vencía por encima de todo. Y claro, a todo esto en mi mente adolescente yo solo tenía una idea clara: existe un amor verdadero, es lo mejor que te puede pasar y si no lo consigues serás un desgraciado toda tu vida.

Y con esa idea fui creciendo hasta que me enamoré por primera vez, reí, disfruté, lloré y me desenamoré. Sí, no fue eterno, ni me maté por él. Sigo viva. Porque en mi pensamiento de adulta no existe un amor verdadero porque el amor en sí no es ninguna mentira, no es único porque he descubierto que se puede amar de mil maneras distintas y tampoco es eterno por la sencilla razón de que nada en la vida lo es. El amor existe, claro que sí, pero no de una manera egoísta ni salvadora de la infelicidad. No gastemos energía en buscar ese amor idílico que nos hará felices para siempre y con el que comeremos perdices, porque estaremos dejando pasar experiencias y personas que nos puedan hacer sentir cosas maravillosas, y quién sabe, lo mismo entre ellas sentimos amor.

@Nievesarrocha

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir