Sin categoría

‘Exodus’, una épica hollywoodiense

Han transcurrido casi 60 años desde que el inefable y armígero Charlton Heston abriera en dos las aguas del Mar Rojo con el objeto de que pasara por ese camino el pueblo elegido en la emblemática producción de Cecil B. DeMille (1956). La cara de Yul Brynner y su famoso soniquete “Que así se escriba y así se cumpla” me ronda alguna vez por la cabeza desde que viera por primera vez la película acurrucado en la oscuridad del ya desaparecido Cine Rex, con aproximadamente 10 o 12 años. Fue una de los primeros filmes que vi en el cine, con mis compañeros de clase durante la entrañable EGB.

Exodus: dioses y reyes (Exodus: gods and kings). Estados Unidos, 2014. 151 minutos. Director: Ridley Scott; guión: Steve Zaillian; reparto: Christian Bale, Joel Edgerton, Aaron Paul, Sigourney Weaver, Ben Kingsley, Emun Elliott, John Turturro, María Valverde, Anton Alexander, Indira Varma.
 



53-121219-CRÍTICA-EXODUS-(1)Han transcurrido casi 60 años desde que el inefable y armígero Charlton Heston abriera en dos las aguas del Mar Rojo con el objeto de que pasara por ese camino el pueblo elegido en la emblemática producción de Cecil B. DeMille (1956). La cara de Yul Brynner y su famoso soniquete “Que así se escriba y así se cumpla” me ronda alguna vez por la cabeza desde que viera por primera vez la película acurrucado en la oscuridad del ya desaparecido Cine Rex, con aproximadamente 10 o 12 años. Fue una de los primeros  filmes que vi en el cine, con mis compañeros de clase durante la entrañable EGB.

Seguramente era necesario que alguien con los arrestos de Ridley Scott tuviera el valor suficiente para enfrentarse a una nueva versión de tan imponente historia por todos conocida. La apuesta de Scott era arriesgada, y más si tenemos en cuenta tan ilustres antecedentes, pero su resultado es digno y está a la altura, sin estridencias ni grandes alharacas. Todo rezuma gigantismo y dólares a espuertas gastados en la superproducción de esta Exodus, uno de los últimos blockbuster del cine norteamericano.

La historia de ese ser humano individualista, ese líder que surge una vez en cientos de generaciones, ese hombre decididamente orteguiano en el sentido de que Moisés es, como pocos, él y su circunstancia; decide llevar a una misión de proporciones grandiosas enfrentándose solo -eso sí, contando a veces con cierta ayuda externa, por cierto nada desdeñable tratándose de quien la proporciona- a un poder autocrático y autoritario. Al final todos sabemos cómo acaba la historia, y lo bien que le sale la apuesta. Lo cierto es que también podía haber sucumbido en el intento.

En esta ocasión, un siempre correcto Christian Bale, al que no sé por qué pero cada vez que lo veo en pantalla pienso en la excelsa El maquinista (Brad Anderson, 2004), encarna al aventurero, al adalid de un pueblo que inicia su particular Gran Trek en pos de unas mejores condiciones de vida. Lo secunda un reparto de campanillas en el que resuenan nombres tan tintineantes como los de SigourneyWeaver, John Turturro o ese Gandhi imperecedero para todos que es sir Ben Kingsley. Figura incluso en los créditos una de mis actrices favoritas de la televisión, la bella actriz británica Indira Varma, que fuera la trágica esposa de Lucio Voreno en la primera temporada de la que probablemente sea una de las mejores series dela historia del medio, la Roma de la HBO.

Todos están al servicio de un producto colosal, puesto que todo es enorme en este filme. Una empresa capitaneada por una referencia en el firmamento actual de Hollywood, Ridley Scott, que ya en anteriores ocasiones se ha fajado con proyectos de similar envergadura (Gladiator, 2000, o El reino de los cielos, 2005). Sin embargo, aquí es todo grande, pero no grandioso. Quedan muy lejos obras mayores de Scott, y a años luz cintas de la categoría de Blade Runner (1982).

Quizá un director como Peter Jackson o, en una apuesta mucho más arriesgada y jocosa, como Steve McQueen hubieran proporcionado una versión con más alma o, al menos, más campe irreverente de la clásica historia.

En cualquier caso, dejemos a un lado todo tipo de hipótesis de carácter contra-factual sobre lo que pudo haber sido y acompañemos a este atildado Moisés 3.0, y al pueblo con el que se da de bruces, en su archiconocido tránsito hacia la libertad.

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir