Sin categoría

Microrrelatos Ganadores de la III edición de Purorrelato

Ahora que creía acabada la tiranía de las culatas, pasado el tiempo del furor de las porras, borrada la soberbia de los torturadores, he visto el silencio de una noche de septiembre profanado por el ruido de los cañones. Aquel atardecer, la agonía de la paz llegó sobre las ruedas de ese odio que no se calla. Escuché en la radio el cántico de la guerra que rompe el encanto de la vida y hace que triunfen los mayores escalofríos.

20072015purorrelato0

Primer premio

Autor: Douao Medard Bouazi (Costa de Marfil)

Título: Furia

Alors que je croyais achevée la tyrannie des coups de crosse, passé le temps de la fureur des matraques, effacée la fierté des bourreaux, j’ai vu le silence d’une nuit de septembre profané par le bruit des canons. Ce soir-là, est arrivée, sur les roues de cette haine qui ne se tait pas, l’agonie de la paix. J’ai écouté à la radio le chant de la guerre qui brise le charme de la vie et fait triompher les plus grands frissons. Dans la nuit tourmentée, j’ai pensé à toutes les dédicaces que les messagers de la mort feraient dans les rues de mon pays. Avec mes rêves pris dans le filet des guerriers sans visage, j’ai pleuré, longtemps, sur le huis clos qui couvrirait la misère de ceux qui ne demandaient rien d’autre que la tranquillité. Dans mon esprit, le hurlement des fusils, l’appel des abîmes, et j’ai eu de la peine pour les jeunes gens retenus par les soudards, pour la nourrice qui étouffe son bébé pleurnichard. Dans ma chambre d’étudiant, j’attendais le héros sorti de mon imaginaire ; mais le scénario de l’horreur s’est déplié avec une voix d’apocalypse. À la radio, un appel au ralliement : c’était bien l’accent de mon voisin de palier, un gringalet qui me faisait penser à une poupée vaudou. Galant, il a tant succombé à la tentation des envies libertines, que je ne compris pas comment il était parvenu à ne croire qu’en la force.

Traducción:

Ahora que creía acabada la tiranía de las culatas, pasado el tiempo del furor de las porras, borrada la soberbia de los torturadores, he visto el silencio de una noche de septiembre profanado por el ruido de los cañones. Aquel atardecer, la agonía de la paz llegó sobre las ruedas de ese odio que no se calla. Escuché en la radio el cántico de la guerra que rompe el encanto de la vida y hace que triunfen los mayores escalofríos. En la noche convulsa pensé en todas las dedicatorias que los mensajeros de la muerte dejarían en las calles de mi país. Con mis sueños atrapados en las redes de los guerreros sin rostro, lloré, largo tiempo, por la puerta cerrada para cubrir la miseria de aquellos que no piden más que tranquilidad. En mi cabeza, el alarido de los fusiles, la llamada de los abismos, y compadecí a los jóvenes retenidos por los bárbaros, a la madre que ahoga el llanto de su bebé contra su pecho. En mi habitación de estudiante, esperaba al héroe salido de mi imaginario, pero el escenario de horror se había desplegado con voz apocalíptica. La radio hace un llamamiento a la adhesión: sí, era la voz de mi vecino, un flacucho que me recordaba a un muñeco de vudú. Galante, sucumbió de tal forma a la tentación de los deseos libertinos que no comprendí cómo acabó creyendo únicamente en la fuerza.

20072015purorrelato

Segundo premio:

Autor: Carlos González Ruiz (España)

Título: Horizonte de expectativas

Kioi se despertó. Su boca estaba seca. Buscó en la oscuridad la botella de agua. Tan solo quedaba un poco y pensó en la pequeña Waceera. Tragó saliva y volvió a dejarla en la mesa. Se incorporó y corrió levemente la cortina. Miró al horizonte. Nuevos imponentes rascacielos y un rosario de obras que parecía no tener fin. Caminó de puntillas hacia la puerta, sorteando los roídos tacones de Mumbi. Abrió la puerta y salió. Deslizó su mano sobre la oxidada carrocería de su viejo coche. En su interior había un par de mantas y un preservativo usado, pero Waceera no estaba allí. Habría ido a buscar en la chatarra. Se hurgó en los bolsillos y encontró el poco tabaco que le quedaba. Se sentó en el coche y se lió un cigarro. Mientras daba la primera calada, comenzó a buscar entre los asientos. Descubrió un par de monedas, suficiente para poder comprar un poco de pan. Kioi caminó hacia la tienda, dubitativo. Apretaba tan fuerte las monedas que la palma de su mano empezó a sangrar. Abrió la puerta y se dirigió al mostrador. “Cerveza”, balbuceó. Una vez fuera, examinó la botella. Aunque no sabía leer, reconoció dos letras omnipresentes en el país: UK. Con las manos temblorosas, la abrió. Una lágrima recorrió su cara, abriendo un surco entre el polvo que la cubría. … Entró en casa. Se acercó a la ventana y miró de nuevo al horizonte. Cerró la cortina y volvió a dormir.

20072015purorrelato
Tercer premio:

Autor: Nendo Dango -seudónimo- (España)

Título: Morfosintaxis

Desvencijado, mutilado, remendado. Lamentos de una radio mal sintonizada. Arañazos de calor encerrados en el interior del taxi compartido (precio único). Charla entre desconocidos, espontánea, despreocupada: improvisada. Suben y bajan del taxi, asumiendo el hilo errático; añadiendo, desmintiendo o asintiendo desde los asientos gastados. Viajeros contagiados de ósmosis oratoria. Sabrosa prosa de barrio enmarañada en un puzle oral; relato ensamblado en bricolaje literario: lijando, cortando, transformando, metiendo de largo o enluciendo párrafos. Limaduras lexicales que caen al suelo del taxi: adverbios neutralizados, verbos sofocados y una retahíla de complementos circunstanciales por aprovechar. Rebuscan entre escombros de palabras, reciclan y arriman el hombro, apuntalando una mecánica narrativa; cada cual se sirve a su antojo, esculcando tramas y volviendo a echar retales gramaticales donde cuecen las páginas machihembradas de la novela perfecta, un borrador que nunca acaba de retocarse. Habladurías repetidas y aliñadas al gusto saltan de taxi en taxi. Cuchicheos que impregnan comercios, patios de vecinos; el país entero. Murmuraciones, chismes: fraseología doméstica y fecunda que germina en crónicas

–rendidas a la realidad africana-. Taxistas que, acorralados en un chasis sin aliento, velan los rescoldos de la tertulia. Magníficas obras populares escritas en ningún papel.

20072015purorrelato4

Listado de los títulos de los microrrelatos que formarán parte de la publicación digital

Se respetará el uso del seudónimo de aquellos participantes que lo incluyeron en el formulario de inscripción. Si, por el contrario, deseas que en la publicación aparezca tu nombre y apellidos, envíanos un correo a mediateca@casafrica.es con tu solicitud.

  • Furia, de Kouao Medard Bouazi
  • Horizonte de expectativas, de Carlos González Ruiz
  • Morfosintaxis, de Nendo Dango
  • Despistes de Greenwich
  • Un segundo en África
  • Propiedades mágicas de los zumos
  • Les temps Maudits
  • Nostalguie de guerra
  • Islas
  • El niño de la cesta
  • Artífice ambulante de tortillas
  • Mágico Luderitz
  • Abraço Crioulo
  • Dulce llanto
  • Enfocar la pobreza
  • Medicina occidental
  • Calurosas llamas
  • La nariz más famosa no existe
  • Camino de Regla
  • Hipotermia
  • La jaula de los leones
  • Calle de Maputo
  • La librería fosforescente
  • Corazón de Sabana
  • Los Zulueta
  • Amadou en la casilla de salida
  • Éxodo
  • Polisemia
  • Atlas
  • La dama del Bosque
  • Réquiem por Nkuati, el Viejo-Sol
  • Ujamaa
  • La máscara africana
  • Níger
  • Contemplación
  • África
  • África suena así
  • Imersao
  • Ahora que la vida se me escapa
  • Una vida en un segundo
  • Chefchaouen
  • La peur de Mareme
  • Requiescat in pace en Somalia
  • Diálogo
  • Un viaje de más de catorce kilómetros
  • Vencejos de esperanza
  • Gran república bananera
  • El faro
  • Tengo una novia ancha
  • Tarde en Wadi Sora

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir