3.0 Entrevistas

Mujeres. Entrevista a Silvia de Esteban

Por Esther Mendoza

Ella es así, impredecible, cautivadora y sexi a la vez. Niña y mujer al mismo tiempo, la inocencia y transparencia en su manera de ser y como se mueve hace que te sientas cómoda, como en casa. Una hospitalidad que te abre las puertas de su mundo…

Silvia de Esteban es un arco iris de emociones, creatividad y despliegue de valores que terminan siendo un deleite de un tiempo bien empleado…

¿Cómo se definiría Silvia de Esteban?

Soy una persona que se ha preocupado por construirse con valores y principios afines a creencias y experiencias personales que, en definitiva, te forman, soy realmente como quiero ser. La honestidad y transparencia es un valor al que no estoy dispuesta a renunciar, imprescindible para mí y para aquellas personas que forman parte de mi entorno, jamás me he dejado influenciar por nadie.

Soy amante del arte, romántica, me apasiona mi trabajo y muy exigente conmigo misma. Las letras y el teatro llenan mi vida.  Adoro a los animales,  la naturaleza, esas pequeñas cosas de la vida… Y amo a mi familia y amigos; ellos son mis pilares.

¿Qué tres palabras utilizarían otros para definirte?

¡No tengo ni idea!… Supongo que los que me conocen podrían definirme como una persona “trabajadora y sensible”, pero,  la gente en general define a los demás sin conocerlos y esas definiciones son peligrosas. No siempre la imagen que damos de nosotros mismos corresponde a la realidad. O no todos te ven desde el mismo lugar. Es curioso, a veces, anecdóticamente me han dicho algunas personas que antes de tratarme tan de cerca, su primera impresión no correspondía como realmente me muestro y, además, soy… basta una café conmigo para saber por dónde voy.

¿Qué te hizo desear ser actriz?

No sé exactamente el momento en el que ocurrió, supongo que siempre quise ser actriz. Tal vez mi necesidad de expresar sentimientos que en lo cotidiano no me atrevía a mostrar.

De niña mis rasgos de comportamiento fueron la de una personita “solitaria y asustadiza”  Inventaba juegos con personajes imaginarios e interpretaba cuando creía que nadie me podía observar. También la música ha tenido su gran protagonismo al permitirme poner alas a mi imaginación, era mi mundo mágico. Con los años y después de tanto estudio y experiencia profesional, he llegado a la conclusión  que sin la interpretación, no podría ser feliz. Me apasiona hacer sentir al público y cuando procede, reflexionar. Es un reto diario que me mantiene viva.

¿Cuál fue tu primer trabajo profesional en el mundo de la interpretación? Y el significado que ha tenido tu paso por el teatro.

Fue una obra de teatro que hice con 13 años, en Tenerife, Teatro Leal. Mi primer personaje, Lucietta.

Mis pasos han sido lentos pero firmes. He estudiado y leído mucho, como entiendo que debemos hacer los actores. Me encantaría tener más tiempo para seguir aprendiendo, pero no siempre dispongo de ese tiempo. Cada obra, cada personaje que he interpretado me ha dado la oportunidad de crecer, con cada uno de ellos dejo la piel.  El teatro es mi motor, mi manera de vivir, mi pasión, la mejor forma de expresión que he encontrado, una especie de droga sana que he elegido para sentirme realizada.

¿Qué obra guarda de ella un especial recuerdo y por qué?

No hay sólo una. Podría hablar del personaje de Valeria (de la obra “Valeria y los pájaros”) pendiente en mi lista, ahora con los años, ya que fue con la que más aprendí en mi época de estudiante con Cristina Rota. Cristina, mi profesora, me enseñó mucho. Recuerdo sus palabras cuando trabajábamos un personaje, imposible no recordarlas.

Con Valeria obtuve un aprendizaje primordial, sentir y pensar como ella. Me puse en manos de un director con absoluta confianza y los resultados fueron excepcionales.

Mencionar a Edith Frank, la madre de Ana Frank en el musical “El diario de Ana Fran”, con ella entré de lleno en un momento de la historia que siempre me ha impresionado. Soporté castings interminables, ello me llevó a tener más confianza en mí y confiar en que ese papel me lo darían a pesar de “competir” con más de ochocientas personas.

Edith me enseñó a proteger a los míos en el escenario y a cantar ante un teatro lleno durante seis meses.

“Caminar en sentido contrario” fue otra de las obras que me marcó mucho, en Miami todo el mundo la recuerda. Después de la muerte de varios amigos en pocos meses y viviendo un gran duelo, en esa obra, mi personaje era una chica que se vuelvía loca después de la muerte de su hermana. Fue un trabajo muy duro y especial para mi persona, la muerte me rondaba a diario y con este papel superé muchos dolores.

Recuerdo haber tenido que sacar a varias personas del contenedor donde la hacía por la impresión que les daba estar ahí metidos con una demente, la gente se mareaba o se ponía a llorar sin poder contenerse, era brutal y lo disfruté mucho. Continúo con una reciente Mapi, de la obra “Rojo 33” mujer maltratada y con necesidad de ser querida… Como ves, hablo de personajes, no sólo de las obras. Los personajes me atrapan, me meto en su piel y hago que se hagan tan reales como cualquiera de nosotros. No caricaturizo, los hago desde mi yo más personal y a todos, les entrego mi alma…

¿Qué te inspira?

Cada personaje me lleva a un lugar diferente, a un recuerdo distinto, todos se llevan una parte de mí… Es un juego maravilloso.

Como profesional, ¿cuantos registros tienen Silvia de Esteban?

Tengo muchos, me encanta hacer comedia. Puedo cantar, ser mala, irónica, sacar la ira, ser tierna y frágil…infinidad de registros. Los personajes con carga emocional o con personalidades no claras me cautivan. Y, es que en aquello del drama, me siento cómoda y fuerte.

¿Tienes algún proyecto en camino?

Sí, y estoy feliz y encantada de que haya llegado a mis manos. Es un libreto de Eduardo Román, basado en la vida de Alejandra Pizarnick, una poetisa argentina con una vida extremadamente dura. Un monólogo de hora y media que estamos ensayando para estrenar en septiembre y que viajará a varios países. “Huesos de pájaro” será un antes y un después en mi carrera y estoy deseando meterme en la piel de este personaje.

Cuando piensas en felicidad, ¿qué es lo primero que te viene a la cabeza?

Un teatro lleno de gente emocionada por una buena actuación. Y la felicidad de llegar a casa después y disfrutar de la tranquilidad de las velas y mi jardín. Mi familia cerca y mi sobrina creciendo feliz. Felicidad es poder compartir mis sueños con mis mejores amigos y celebrar el día a día con cenas en casa con buena música y charlas interminables.

¿Romperías las normas por ser fiel a tus principios?

Lo he hecho muchas veces. En la isla era muy difícil para mí seguir las “normas impuestas” por el colegio, la sociedad, lo que “hay que hacer”… Las rompo y las rompería mil veces más. ¿Qué son las “normas”? ¿Quién las inventa? No me gustan. Ser respetuosos y honestos con los demás y con nosotros mismos, eso debería ser una norma fundamental en esta vida.

¿Qué es lo que te hace seguir adelante?

Amar… Mi gente, mi empeño por superarme…

Si tuvieras que hacer algo gratis toda tu vida, ¿qué sería?

Ayudar a los demás y dar abrazos a los que lo necesitan.

¿Cuántas de las promesas que te has hecho has cumplido?

Por suerte, muchas. Últimamente cada año me pongo varias metas o sueños por cumplir, y la verdad, en los últimos años se han ido cumpliendo muchas de ellas. Antes no ocurría y me enfadaba mucho con la vida, pero creo que ahora sé mejor cuál es el camino. Soy paciente, persigo mis sueños y los voy cumpliendo. “Dream Big” es uno de mis lemas. Sueña grande y lo conseguirás. ¿Qué otra cosa opción hay? Hay que vivir y disfrutar cada minuto, la vida es inesperada y todo puede cambiar en un minuto, mientras tanto, disfrutemos y persigamos nuestros sueños.

Una ciudad por conocer.

¡Miles! Y mira que he viajado… Pero Cracovia y Vietnam son mis asignaturas pendientes.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir