Turismo 3.0

Los bancales como valor patrimonial, agrario y antídoto ante la visión ultraliberal de la construcción

El arquitecto David Reyes, que hizo su trabajo de fin de carrera sobre los usos y aprovechamientos de las terrazas y bancales canarios para la construcción como contraste a la fiebre ultraliberal desde la ley del suelo de 1998, defiende su legado histórico y cultural, pero aboga por permitir su ensanchamiento y nuevas paredes si, así, se reimpulsa la agricultura.

David Reyes, arquitecto y urbanista orotavense de gran sensibilidad medioambiental y agrícola, hizo su trabajo de fin de carrera, cuando eso estaba mucho más prestigiado que ahora por culpa de algunos masters célebres de políticos actuales, sobre los bancales y terrazas en Canarias y su potencial o aprovechamiento arquitectónico. Lo hizo en torno al año 2000, cuando la ley del suelo de Aznar liberalizó todo los terrenos no protegidos del país desde una visión marcadamente ultraliberal. Una norma que, junto a la multiplicada oferta de créditos por parte de todos los bancos y cajas (alimentada por las hipotecas basura en EEUU y una economía financiera cada vez más en boga y descontrolada), sembró la semilla de la burbuja inmobiliaria que, desde 2007, arreciaría en EEUU y, un año después, en España. Esa ley llevaba solo dos años en vigor cuando Reyes se volcaba y redactaba su investigación, pero ya daba síntomas de su potencial autodestructivo, por mucho que dinamizara la economía a corto plazo y algunos se hicieran de oro especulando o vendiendo a tiempo.

Ya en ese entonces, jóvenes arquitectos y urbanistas con visión equilibrada y verdaderamente sostenible como él llamaban la atención sobre los efectos del desarrollismo en unas Islas como Canarias y, por eso, su trabajo incluso planteaba usar los bancales para, vaciándolos de tierra, poder construir viviendas o cuartos de aperos en ese espacio, minimizando así claramente el impacto visual. La crisis, por supuesto, dejó sin sentido buena parte de los planes urbanísticos locales o insulares expansionistas que se impulsaron en los años 90 y parte de la primera década del siglo XXI simplemente porque ya no había economía para eso, ni siquiera la especulativa, o mucho menos ésa.

Para Reyes, según subraya, quedó palpablemente demostrada la sinrazón de la ley de Aznar y aún se sufren en las Islas las consecuencias de esa etapa, sobre todo en las zonzas sur y de desarrollo turístico, pero también en buena parte del resto de los municipios, desde la costa a la medianía. De hecho, lamenta que, aunque se ha desclasificado suelo en diversas localidades, en otras no ha ocurrido con todo lo que se trazó en su día como urbanizable. Un ejemplo de ambas cosas es La Orotava, con suelos en Lercaro, Opuntia y otras áreas del perímetro que envuelve o penetra en el casco histórico que siguen sin modificarse. Sin embargo, también hay ejemplos del aprovechamiento de los antiguos bancales para hacer promociones menos impactantes y adaptadas al terreno, a unas estructuras creadas por la difícil orografía isleña que, durante siglos, permitió cultivar y sobrevivir gracias al trabajo y frutos de la tierra.

Por supuesto, este arquitecto le da gran valor a los bancales. “Su riqueza e importancia cultural e histórica está ahí, es innegable”, afirma. Atrás dejan siglos en los que los isleños salvaron los obstáculos de la difícil orografía e hicieron posible, gracias al duro trabajo y la sapiencia de muchos canteros, los asentamientos, la agricultura y ganadería de subsistencia, si bien hubo etapas de mucha exportación, primero con los vinos (malvasías y demás), desde principios del siglo XX con el plátano y, luego, el tomate y otros productos. No obstante, reconoce que, aparte de la espectacularidad y funcionalidad  de muchas de estas terrazas, como las de la zona de Blas Luis, en el Valle orotavense (que le sirvió de ejemplo para su trabajo universitario), no existe un estudio exhaustivo o datos sobre su cantidad o tipologías. Eso sí, y en línea con lo que plantean diversas asociaciones agrícolas (como Asaga o Coag), cree necesario flexibilizar las normas (como la nueva regional que regula el suelo canario, “donde no aparece nada específico a la espera de que se desarrolle en otros textos”) y que se permita ensanchar las terrazas y alejar los muros actuales allí donde hay agricultores interesados en mecanizar, modernizar y volver a explotar campos, tan abandonados en muchas zonas. También apoya que se deje construir nuevas paredes, reconstruir antiguas o desplazarlas con la misma piedra si eso permite devolver la vida primaria a muchas áreas abandonadas, donde ahora solo se ve maleza, especies invasoras o zarzas que tapan precisamente la belleza arquitectónica y estructurada de tantas zonas abancaladas.

La crisis económica y la burbuja inmobiliaria que la originó en gran medida hizo que su trabajo de fin de carrera no hiciera mucha falta en la última década. Sin embargo, le constan algunas casas construidas en bancales vaciados de tierra agrícola, aunque reconoce que se trata de una alternativa muy puntual. No obstante, la construcción aprovechando los abancalamientos se sigue usando y tuvo momentos de mucho arraigo en las Islas, sin necesidad de esos grandes movimientos de tierra que se vieron durante tanto tiempo y adaptando las edificaciones y el resto de elementos de las promociones a la orografía en elevación de buena parte de las Islas, sobre todo de las vertientes norteñas. Por eso, cree que se está a tiempo de realzar esta arquitectura tradicional y volver a unas prácticas desbancadas por momentos por un modelo desarrollista que, a su juicio, ha fracasado con estrépito.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir