América

Y Maduro lo volvió a hacer

No hace falta ir a Harvard ni a la Nasa, para entender que mientras sigas aumentando el salario por decreto presidencial, sin dar apoyo y soporte a la producción interna, la hiperinflación seguirá creciendo.

Pero esto que parece de sentido común, no lo entiende el presidente de Venezuela, ni su gabinete.

Desde el primero de diciembre Nicolás Maduro decretó un nuevo aumento del salario mínimo, a menos de 3 meses de haber activado su fastuoso Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica.

En agosto, la activación del plan económico implicaba también un proceso de reconversión monetaria que devaluó el bolívar en más de 95%. Asimismo incluyó un ajuste salarial significativo, superior al 3.000%.

El pago de ese salario, a las nóminas del sector público y privado, lo asumió el Estado por 90 días, “para apoyar a los empresarios en su recuperación”.

Nadie entiende entonces si la ganancia que obtengan los empresarios no la van a invertir en su personal o en su nómina, sino en la producción propia, ¿por qué la hiperinflación no se detiene y se incrementa de forma exponencial?

En primer lugar, y hay que decirlo sin tapujos, tenemos una clase empresarial y comercial (en su mayoría)  absolutamente especuladora, que no sabe jugar limpio y que siempre busca la MAYOR ganancia posible, al precio que sea.

Esa clase empresarial, codeada por cierto con algunos emprendedores apadrinados, le hace el juego a unos seres con súper poderes especiales, provenientes de otra galaxia, que al menos DOS VECES AL DÍA AUMENTAN el dólar paralelo y que con ello los comerciantes, definen los precios de sus productos.

Se dice que provienen de otra galaxia, porque pese a que es absolutamente ilegal lo que hacen, en un país con control de cambio, tienen más de 15 años fijando las tasas del mercado paralelo, tienen páginas web, Instagram, Twitter y Facebook, pero ningún ministro chavista o madurista ha podido acabar con ellos, es un misterio de la ciencia.

Estos señores, son los responsables de que cuando un venezolano acude, por ejemplo a buscar un medicamento o un repuesto para su carro en la mañana, tenga un precio, y cuando regrese en la tarde a comprarlo o pagar, ya tiene otro precio. Y así, en conclusión, cualquier cosa que usted pueda comprar hoy en Venezuela, estará siempre más barata que en las horas siguientes.

Este “algoritmo” al que sobrevivimos los venezolanos, lo alimenta Maduro con cada decreto de aumento salarial.

Inmediatamente que el gobierno emite un decreto de aumento salarial, TODOS los productos y servicios aumentan al día siguiente.

No hay precios acordados, no hay gaceta Oficial, no hay Superintendencia que valga, todo se aumenta y punto, sin derecho a queja ni a denuncias, porque finalmente el Estado realmente no hace nada y no garantiza el bienestar social de los ciudadanos. No obstante Maduro aseguró que su Plan avanza hacia una economía “estable y sana”.

Según la Confederación Nacional de Industriales (Conindustria),  en su informe trimestral, de 12.700 industrias que existían en el país en 1997 ahora sólo quedan 2.500, de las cuales, el 50% trabaja con menos del 20% de su capacidad operativa por falta de materia prima, entre otros factores.

Los analistas piden a Maduro reflexionar, pero advierten que queda poco tiempo para hacer ajustes que puedan cerrar la gran herida hecha a la macroeconomía del país.

El venezolano de a pie, sólo entiende que ahora hay servicios que son cobrados en dólares. Hay formaciones académicas y postgrados que deben pagar en dólares. La venta de vehículos y de inmuebles se transan en dólares, incluso las ventas de garaje que hacen quienes emigran, también se hacen en billetes verdes.

Existe una dolarización de facto en Venezuela,  la potencia petrolera cuyo salario mínimo apenas alcanza 6 dólares al MES.

 

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir