América

De apagón en apagón y de asueto en asueto

Llega el coronavirus a Caracas

Desde antes de Carnaval en Venezuela vivimos entre asuetos laborales y apagones. Nicolás Maduro decretó asueto laboral dos días antes del Carnaval, para el “disfrute” de las fiestas. Luego se vio obligado a decretar asueto durante 15 días distribuidos entre los apagones de marzo y abril, por lo que él llama “ataque eléctrico”.

Y cuando creíamos que empezábamos a recobrar la “normalidad” del servicio eléctrico, próximos a Semana Santa, Maduro vuelve a decretar 3 días de asueto laboral antes del jueves y viernes santo. Una semana entera libre, semana sin producción y sin ganancia.

Antes de la fiesta santa, el gobierno venezolano decretó la aplicación de un Plan de Racionamiento Eléctrico en todo el país, menos en Caracas. Hay estados de la provincia donde no hay servicio eléctrico durante la mañana, centenares de niños pierden clases a diario y las empresas han disminuido su producción. Hay otros estados donde no hay luz en la tarde noche, dejando las calles a merced del hampa común y afectando a las rutinas propias de las familias al retornar a sus hogares en la noche. Hay zonas del país donde prácticamente no cuentan con servicio eléctrico y mucho menos con Internet, teléfono o servicio de banca electrónica, es decir, no hay puntos de pago, un dato importante en un país donde el dinero efectivo está restringido.

El primo Carlos me llamó desde el estado Lara (centro) para contarme que sus dos hijos pequeños tienen ya un mes sin clases, porque con los apagones y ahora el racionamiento matutino, la escuela decidió enviar una guía de estudio y suspender las clases hasta nuevo aviso.

El mes de marzo resultó terrible para la producción del país. La Cámara de Industriales (Conindustria) ha dicho que las pérdidas por los apagones alcanzan los 300 millones de dólares para la industria nacional.

En el estado Zulia hay empresarios que perdieron por completo sus negocios. Lucía, una maracucha escandalosa y alegre, trabajaba en un hotel que fue saqueado por completo durante los apagones en Maracaibo. “Los dueños ya se fueron del país. Dieron pérdida total. Se declararon en quiebra. Y yo me quedé sin empleo”, me contó casi entre lágrimas. Y remató: “Yo creo que también me iré, quizás en Cúcuta o en Medellín pueda conseguir trabajo, ya aquí no quedan ni esperanzas”.

Desde hace años sabemos que los indicadores económicos no favorecen al gobierno de Nicolás Maduro, hay empresas paralizadas que se mantienen en el país con la esperanza de que un cambio político favorezca el reinicio de operaciones. Pero Maduro, en su miopía infinita, sigue jugando al populismo sin resolver la crisis.

Maduro otorgó la Semana Santa completa libre y así seguir ganándole tiempo a la crisis eléctrica, que aunque él insista en llamar “golpe eléctrico” por “ciberataques”, lo cierto es que es producto de los años de mala gestión y falta de mantenimiento del Sistema Eléctrico Nacional.

Y en Caracas, luego que se “estabilizó” el servicio eléctrico, cada noche, tenemos no menos de 5 miniapagones. Se va la luz por varios minutos -5, 10, 15- y regresa nuevamente. Otras veces son microapagones de segundos. Ya perdí dos televisores y una licuadora. Hemos perdido tanto en los últimos años, que me empeño en reírme para no perder la alegría y seguir resistiendo en las penumbras…

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir