América

Venezolanos huyen en pateras que naufragan en el Caribe

Peñero de Venezuela

Un peñero (especie de patera) partió el jueves 16 de mayo desde las costas del oriente venezolano rumbo a Trinidad y Tobago con niños, mujeres, abuelos, mujeres embarazadas. Pero nunca llegaron a su destino. Presuntamente son 29 las personas que viajaban en la embarcación con el objetivo de emigrar a Trinidad y Tobago a través de una ruta “pirata” y altamente riesgosa del mar Caribe.

La distancia no es mucha, son menos de 800 kilómetros: es una distancia semejante a Bélgica y Reino Unido. Pero sabemos que el mar puede traicionar al mejor marinero y esta vez frenó la navegación del peñero y se tragó a sus ocupantes. Sólo uno ha sido encontrado con vida hasta ahora, del resto no se sabe nada.

El pasado 23 de abril otra embarcación con 33 ocupantes se hundió, nueve pasajeros fueron rescatados con vida, del resto tampoco se sabe nada. Unas 50 personas que siguen desaparecidas tras el naufragio de dos embarcaciones que se dirigían a Trinidad y Tobago desde Venezuela, en menos de un mes.

Esta ruta y sus embarcaciones realizan viajes de forma irregular y al margen de la ley. Por eso no hay una lista oficial de desaparecidos y las autoridades guardan absoluto silencio sobre esta tragedia.

Luis es sobrino de uno de los pasajeros desaparecidos. Me contó que esos viajes tienen varios años. “Salen de noche, ocultándose de la guardia costera. A veces si los pillan (encuentran) tienen que pagarle algo al guardia para que los deje seguir. Siempre tienen que pagar a quien organiza el viaje”. No me supo decir el costo, “pero hay que pagarles en dólares. La gente se va por el hambre, porque no hay comida. MI tío se formó para trabajar en Pdvsa (Petróleos de Venezuela), pero renunció porque ya el sueldo no le alcanza, y se lanzó a la aventura de un peñero, ahora no aparece”.

La mirada de Luis se extravía entre la tristeza y la esperanza, pero es tajante al decir: “Yo no sé si mi tío aparezca vivo, pero sé que con él se muere mi tía y se mueren sus hijos. Él sólo quería ir a trabajar a Trinidad y Tobago para enviarles dinero”.

A principios del 2018 cinco venezolanos murieron al naufragar una embarcación que había partido desde el estado Falcón (occidente) hacia Curazao. Y no es que no haya aviones, pero el costo es excesivo y no cualquiera puede adquirir un boleto de avión.

Mientras el Caribe se traga a los venezolanos desesperados; Nicolás Maduro y Juan Guaidó se enlodan en su propio ego, hablando de “diálogo” y de “elecciones”. Pero ni Maduro ni Guaidó se han pronunciado sobre estos ciudadanos desaparecidos mientras intentaban emigrar. A ninguno parece importarle la suerte de los familiares e hijos de quienes naufragaron en el Caribe, en busca de algo de paz y bienestar.

No importa si el tío de Luis era un trabajador ejemplar de Pdvsa, que murió en altamar buscando otro futuro para su familia…

Maduro y Guaidó siguen ciegos y sordos, quizás esperando el naufragio final.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir