América

Cuba: Julio, mes de muertes

Cuba, aniversario 26 de julio

Los cubanos no olvidamos ese fatal día 13 de julio de 1994, mientras la dictadura se empeña en celebrar el 26. Tampoco hemos entendido jamás por qué el 26 de julio, Fidel Castro lo declaró “fiesta nacional”. Lo cierto es que julio resulta ser un mes que nos recuerda muertes y tragedias.

El 26 de julio de 1953 fue el día que escogió Fidel Castro para asaltar el Cuartel Moncada en Santiago de Cuba y el Cuartel Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo.

Fidel Castro nació en Birán, muy cerca de Santiago de Cuba donde estudió. Conocía bien la zona y planeó y organizó los ataques a cuarteles militares, llevando a la muerte a valiosos jóvenes, que de armas y guerra no sabían nada. Fue una acción suicida en el Moncada, donde se calculaba que estaban destinados unos 1000 militares. Se consideraba la segunda fortaleza del ejercito de Batista. Para apoyar el asalto Fidel decide asaltar el cuartel de Bayamo, según cuenta la historia de la revolución. Muchos jóvenes no sabían a dónde iban, solo que sería un combate decisivo frente a la dictadura batistiana. Los medios para el asalto fueron adquiridos por los propios asaltantes, vendieron muchas de sus pertenencias para comprar armas y los uniformes del ejército para intentar acceder al cuartel sin llamar la atención.

Eran tan sólo 135 muchachos inexpertos, nunca llegaron al cuartel, fueron interceptados por un ejército que sí conocía de armas y de matar. Igualmente fracasó el asalto al Cuartel de Bayamo.

Fulgencio Batista decretó el estado de sitio en Santiago de Cuba y suspendió las garantías constitucionales en toda la isla, clausuró periódicos, desató una censura sin precedentes en la prensa escrita y en la radio. Solo 6 asaltantes habían muerto en el ataque, pero los sicarios batistianos asesinaron a 55, muchos salvajemente torturados antes de morir.

Fidel Castro logra escapar y  es apresado en la inmediaciones de la Sierra Maestra, sitio al que pretendía llegar con el objetivo de alzarse y organizar la guerrilla. Hay documentos que dan fe de la gestión de la Iglesia para salvar la vida de Fidel, Raúl y los demás sobrevivientes. Algunos opinan que también medió por ellos Díaz-Balart (excuñado de Fidel), por entonces Congresista. De igual manera, Ángel Castro, padre de Fidel y Raúl, usó sus influencias, tenía muy buenas relaciones entre los batistianos y hay una foto en la red donde se puede ver a Fulgencio Batista sosteniendo en brazos a Raúl Castro el día de su bautizo. Muchos no saben que Fulgencio Batista es el padrino de bautismo de Raúl Castro. El grupo que detuvo a los asaltantes estaba dirigido por el teniente Pedro Sarría, al que, tras el triunfo de la Revolución, Fidel Castro ascendió a Capitán como muestra de agradecimiento por el trato respetuoso que les brindó. No sólo tenía asesinos Batista en su ejército, también contaba con militares de honor.

Los cubanos nos preguntamos: Si Ángel Castro hubiese estado vivo en 1959, ¿Fidel lo habría fusilado por batistiano? Miles fueron fusilados en La Cabaña; sin embargo, el teniente Sarría fue ascendido a capitán, muestra de agradecimiento del dictador.

Como ya tenía el título de abogado, Fidel decide representarse. Los militares querían que alguien confesara que él era el autor de todo aquello, pero ningún compañero lo traicionó. Fidel declinó la responsabilidad en José Martí, el Apóstol de la Independencia de Cuba y fallecido en 1895. Cierto que sus ideas de libertad siempre han estado presentes y Castro nunca dejó de repetir hasta su muerte que el autor intelectual del asalto al Moncada fue José Martí. El alegato del cabecilla revolucionario termina con una frase muy conocida:

“Condenadme, no importa, la historia me absolverá” (frase que se le atribuye a Adolf Hitler ). Aquí no estuvo muy original el Comandante, aunque hay que reconocer su habilidad a la hora de culpar a Martí.

Por supuesto que fueron condenados a privación de libertad, exactamente a 15 años, pero Batista les concedió una amnistía en 1955. Si algunos jóvenes asaltan un cuartel en Cuba a fecha de hoy serían fusilados.

Estuvieron sólo dos años en el presidio de Isla de Pino. Ellos se hacían su comida, tenían su biblioteca, permanecían todos juntos. Una vez en libertad, se van a México y entonces Castro organiza la expedición y desembarco del Granma, pero ya esto es otra historia de muertes, detenidos y desaciertos.

Por todo esto nos seguimos preguntando los cubanos por qué el 26 de julio es día de fiesta.

Hay otro acontecimiento monstruoso del que el gobierno de Cuba ni habla, ni le gusta que hablen: el hundimiento del Remolcador 13 Marzo, uno de los crímenes más atroces de la dictadura.

En la madrugada del 13 de julio de 1994 y sufriendo los cubanos lo que Fidel llamó “Periodo Especial” por la desaparición de la antigua U.R.S.S. (apenas se encontraba nada, ni comida, ni artículos de aseo), la isla parecía haberse paralizado y estar agonizando. Aumentó la huida de la población, un grupo de 62 habaneros se hicieron con el remolcador y a 7 millas de la costa habanera fueron interceptados por tres guardacostas. Puedo asegurar que conocía a alguien que subió a ese remolcador y lamentablemente murió. Los sobrevivientes contaron y cuentan que sin darle el alto, los guardacostas comenzaron a echarles chorros potentes de agua y producto. De eso algunos cayeron al mar y los guardacostas comenzaron a embestirlos, golpeando una y otra vez la embarcación hasta que la partieron y hundieron. Los causantes de estas muertes fueron los guardacostas POLARGO 2, POLARGO 3 Y POLARGO 5. Sobrevivieron 31 personas que son las que brindan sus testimonios. Quedaron en el mar, sin que les prestaran ningún auxilio, entre los fallecidos 10 niños entre seis meses y 12 años de edad. Algunos murieron al hundirse el barco y otros, arrastrados por los potentes chorros de agua que lanzaron los guardacostas.

¿Quién ordenó semejante crimen? Entre los capítulos de dolor, tragedia y muertes, sin lugar a dudas este es de los peores. Cuesta hablar de este hecho. La versión oficial dista mucho de la realidad: según fuentes oficiales, el remolcador se partió solo y los guardacostas auxiliaron a los náufragos.

Los familiares intentaron rescatar los cuerpos sin vida y Canadá se ofreció a poner los medios, pero los dictadores no lo permitieron.

Vídeo sobre el asalto al Cuartel Moncada:

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir