América

El niño caraqueño con leucemia que sueña con ser futbolista

Niño en Caracas espera trasplante

Zabdiel Amaya tiene cinco años y sueña con ser futbolista. Es el menor de 4 hermanos. Sus ojos negros chispeantes contagian la vida, pese a que ha estado cerca de la muerte varias veces.

Hace 3 años le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda (LLA) y desde ese momento la vida transcurre entre quimioterapias, reclusiones en el hospital y punciones lumbares. Su esperanza de vida se incluye en la lista de 30 niños del hospital J.M de Los Ríos de Caracas que esperan un trasplante de médula.

En lo que va de año, han muerto más de 10 niños esperando trasplante. El Gobierno de Maduro dice que debido al bloqueo financiero impuesto por Estados Unidos a Venezuela no ha sido posible pagar el costo de esas operaciones a una organización en Italia, con quien se mantiene un convenio de atención a dichos niños.

Zabdiel tenía todo listo para viajar a Italia a trasplantarse en noviembre del año pasado, pero avisaron a la familia de que debían esperar. “Llegó enero y nos dijeron que habían roto convenio con Italia porque no podían pagar. Han pasado ya 7 meses y ahora nos dicen que quizás nos manden a Cuba o Turquía”, cuenta su padre Leonardo.

El niño tuvo una recaída cuando estaba a punto de superar la patología y entró en la lista para trasplante, actualmente no está hospitalizado y  recibe una quimioterapia oral diaria y cada 15 días tratamiento intramuscular en el hospital.

La quimioterapia no la puede dar el hospital, debe costearla la familia. “No se consigue en el país, pero gracias a Dios hemos logrado conseguirla entre otros padres en el hospital y con fundaciones”, explica Leonardo en entrevista para Canarias 3.0.

Le preocupa que hay muchas bacterias hospitalarias por falta de mantenimiento a los centros de salud públicos. “Los niños cuando reciben quimioterapias se les bajan las defensas y eso los hace propensos a infectarse, además en el hospital no hay antibióticos. Los niños que han muerto no fue por la enfermedad, sino porque se contagiaron con alguna bacteria y no había antibióticos para tratarlos”.

“Yo quisiera que a mí me agarren la vía (vena) y no a mi niño, porque mi niño sufre cada vez que le agarran la vía, le maltratan sus venas y le duele” cuenta Leonardo conmovido. Y confiesa: “siento temor de que mi hijo sea el próximo”.

El Gobierno de Maduro no sólo no le garantiza la salud al niño de Leonardo sino que también le suspendió su salario. Trabaja en un centro hospitalario cercano a Caracas, pero debió solicitar permisos para poder atender a su hijo, ya que se encarga de movilizarse a buscar las medicinas que no garantiza el hospital, mientras su esposa cuida a Zabdiel.

“Con ese sueldo le puedo comprar las verduras a mi niño, porque él debe tener una alimentación lo más sana posible y muchos vegetales verdes con proteína. Ese es nuestro único ingreso de dinero, ya que mi esposa no trabaja … Estuvimos más de dos semanas que el niño solo comía arroz. Me sentía tan mal que me atreví a pedir ayuda entre amigos y hemos recibido varias donaciones que nos han permitido cubrir la alimentación del niño”, dijo Leonardo, quien ahora debe esperar tres meses para que lo vuelvan a incluir en nómina.

No deja de ser optimista en que su hijo sanará y superará la leucemia. Sin embargo pide al Gobierno y a la oposición que no politicen la salud y que le den prioridad “porque la salud no es selectiva, ellos no han buscado una solución. Deben atender a estos 30 niños, pero también el resto de los hospitales donde a veces no hay ni un tensiómetro. Deben garantizar la atención médica a todos”.

Cuando los padres de Zabdiel y de los otros 29 niños que esperan un trasplante en el Hospital J.M de los Rios de Caracas protestaban en las afueras del hospital por la falta de insumos y tratamientos necesarios para la atención de los pequeños, recibían a funcionarios de la Guardia Nacional para reprimirlos.

A finales de mayo, Maduro aprobó 50 millones de euros para uniformes militares, incluida la Guardia Nacional. Pero no aprobó recursos para la atención de los niños con cáncer. Deja claras las prioridades de un gobierno que se vende como “socialista”, pero que mantiene prácticas cada vez más “fascistas”.

Conversar con Leonardo me arrugó el corazón, pero no por la situación de su niño, sino porque no se deja amilanar por el dolor y defiende con valentía el optimismo de que Zabdiel se convierta en un gran futbolista y para quien la leucemia sólo sea un mal recuerdo.

Click para comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Si crees en la libertad, en Canarias3puntocero podrás encontrarla. La independencia no se regala, hay que conquistarla a diario. Y no es fácil. Lo sabes, o lo imaginas. Si en algún momento dejaste de creer en el buen periodismo, esperamos que en Canarias3puntocero puedas reconciliarte con él. El precio de la libertad, la independencia y el buen periodismo no es alto. Ayúdanos. Hazte socio de Canarias3puntocero. Gracias de antemano.

Cajasiete Hospiten Binter ANÚNCIESE AQUÍ
BinterNT TenerifeToday 2Informática

Copyright © 2015 - Canarias3puntocero.

subir